La Copiapó: el primer ferrocarril de Chile

La idea de construir un ferrocarril que uniera la ciudad de Copiapó con el mar había sido propuesta un par de años antes de 1850, más precisamente el 9 de noviembre de 1848, cuando el gobierno de Chile otorga la concesión para su construcción a Juan N. Mouat. 

La Copiapó: el primer ferrocarril de Chile

Contrario a lo que muchos puedan creer, el primer ferrocarril en Chile estuvo muy lejos de la capital, ya que el primero en construirse en nuestro país fue el Ferrocarril de Copiapó a Caldera, y su precursor fue el norteamericano William Wheelwright quien comenzó su construcción en marzo de 1850, entregándolo al servicio el día 25 de Diciembre de 1851.

La idea de construir un ferrocarril que uniera la ciudad de Copiapó con el mar había sido propuesta un par de años antes de 1850, más precisamente el 9 de noviembre de 1848, cuando el gobierno de Chile otorga la concesión para su construcción a Juan N. Mouat. 

El objetivo de este ferrocarril sería el de servir en el transporte principalmente de los minerales extraídos desde la rica zona minera del interior de Copiapó hasta el puerto de Caldera.

Debido a la falta de recursos, Mouat debió abandonar la idea, vendiéndole la concesión a Wheelwright. Este último reunió a las personas más acaudaladas de la zona y formó con ellos la Sociedad del Ferrocarril de Copiapó a Caldera.

Una de sus primeras medidas fue la de buscar un lugar para instalar un puerto más apropiado que el que se estaba usando hasta ese entonces y que se ubicaba en la desembocadura del río Copiapó, en un lugar que hoy se conoce como "Puerto Viejo". 

El lugar escogido fue la hasta entonces caleta de pescadores de Caldera, donde se debía construir un muelle en el que los carros del ferrocarril pudieran descargar directamente a los barcos atracados en él. El 20 de noviembre de 1849 el gobierno le concede a la Sociedad la concesión para el nuevo trazado y para la habilitación del Puerto Mayor de Caldera.

Una vez logrado esto, contrató los servicios de los Ingenieros Edward Wolfe, Walton W. Evans y de los hermanos Allan y Alexander Campbell, para realizar tanto los estudios del trazado como su realización definitiva.

En marzo de 1850 se comenzaron los trabajos de construcción de la estación en el puerto de Caldera, continuando luego en junio los de la vía. A principios de 1851 se comenzó el tendido de la vía, la que para febrero ya tenía 12 kms terminados.

La Copiapó, primera locomotora de Chile y su maquinista

Se trata de una locomotora modelo 4-4-0, construida en 1850 por la compañía Norris Brothers de Filadelfia (Estados Unidos), la misma empresa a la cual se le asignó la construcción del ferrocarril de Caldera a Copiapó. 

El primer maquinista de la "Copiapó" fue el irlandés John O'Donovan, popularmente conocido como "el cara 'e fuego", debido al color que daba el fuego de la caldera a sus rojizas patillas.

El primer viaje

El día 29 de Julio se realizó el primer viaje oficial de la locomotora "Copiapó" arrastrando tres carros de carga desde Caldera hasta Monte Amargo (otras versiones afirman que esto ocurrió el 4 de julio).

Las locomotoras traídas para este ferrocarril fueron construidas en Filadelfia, Estados Unidos por la fábrica de Norris Brothers. Llegaron a Chile el 21 de Junio de 1851 junto con los coches de pasajeros.

Para mediados de 1851 se había terminado la construcción de la vía hasta Copiapó y su inauguración oficial se realizó el día 25 de Diciembre.

Dado que el objetivo principal de este ferrocarril era el transporte de minerales, en los años siguientes se extendió la vía 70 kilómetros hacia el interior, llegando en 1855 a San Antonio. Por otro lado se construyeron ramales a Chañarcillo y a Puquios, de 42 y 50 kilómetros respectivamente.

La Copiapó hoy

La vida útil de esta mítica locomotora fue bastante corta, extendiéndose desde 1851 hasta 1858, fecha en la cual fue traída a Santiago para formar parte de la Exhibición Internacional de la Quinta Normal.

La causa de su retiro estuvo relacionada con problemas técnicos, ocasionados por la falta de leña, su combustible original; esto motivó a sus dueños a reemplazarla por carbón mineral, material que, junto a la alta salinidad del agua, terminó por dañar las calderas de la locomotora.

Posteriormente la "Copiapó" fue llevada al Museo Nacional. Allí permaneció hasta 1895 y poco a poco fue cayendo en un irremediable olvido, hasta que en 1952, por medio de Decreto Supremo 45-43, fue declarada monumento nacional.
Hoy la locomotora se encuentra en exposición permanente, en uno de los patios de la Universidad de Atacama de Copiapó.