La fiesta de la Virgen de la Candelaria

Es el mayor acontecimiento religioso del año en Chanco a la que concurren miles de peregrinos para venerar una imagen que tiene más de 250 años.

La fiesta de la Virgen de la Candelaria

En el calendario litúrgico corresponde a la purificación de María y se conmemora la presentación de Cristo en el templo de Jerusalén. Cada 2 de febrero, 40 días después de Navidad, miles de personas llegan hasta Chanco, en la región del Maule, para ver la representación de la virgen de la Candelaria, que da el nombre a esta fiesta. 

La imagen religiosa llegó al templo antes de 1737 pero tras un inventario que ordenó el obispo Juan Bravo de Riveros, se contabilizó ese ese. Según la tradición, llegó con los españoles que se establecieron en Chanco, sin embargo, la olvidaron en la iglesia cuando escaparon de los indios. Se le atribuyen varios milagros y en 1751 fue llevada en procesión hasta la playa para pedir que protegiera a la comunidad después del maremoto y terremoto que azotó a Concepción, que se ubicaba en el lugar donde actualmente está Penco. 

Hasta el terremoto y posterior tsunami de 1835 tenía varias joyas colgando, pero varias fueron subastadas para recaudar fondos y reconstruir la iglesia. Para los chanquinos su Patrona también intercedió para lograr que las plantaciones de Federico Albert brotaran y proteger su tierra. 

La fiesta se debe preparar, para lo cual se reza en todas las capillas del territorio parroquial en los días previos y el 31 de enero se realiza una procesión con una imagen de madera antes de vestir la imagen con sus ropas definitivas. El 2 de febrero se inicia con una misa a primera hora, luego se realiza la bendición de las candelas donde los fieles portan velas y recorren el tiemplo. 

A las 10:30 aproximadamente, el Obispo junto a los sacerdotes celebra la eucaristía oficial, en ese momento las distintas comunidades ofrecen productos agrícolas. Al medio día es la misa para los pelegrinos que llegaron durante el día a la celebración, durante ese tiempo es común ver a cientos de devotos acercándose al altar de rodillas o descalzos para terminar sus promesas. 

Durante la tarde comienza la procesión por el pueblo encabezada por la imagen de la virgen de la Candelaria, durante el trayecto diversas organizaciones sociales, como los bomberos, le rinden honores hasta llegar al templo, donde los fieles se pueden acercar y saludar a la virgen.