La historia de los Capuchinos en Chile

Su llegada oficial a Chile tuvo lugar el 23 de octubre de 1848, en el marco de la evangelización de la región mapuche de la Araucanía. Desde los comienzos de la colonia, los españoles, y después, el gobierno chileno, trataron de dominar al pueblo mapuche, sin conseguirlo.

La historia de los Capuchinos en Chile

Su llegada oficial a Chile tuvo lugar el 23 de octubre de 1848, en el marco de la evangelización de la región mapuche de la Araucanía. Desde los comienzos de la colonia, los españoles, y después, el gobierno chileno, trataron de dominar al pueblo mapuche, sin conseguirlo.

El gobierno veía en las misiones un medio para "integrar" o "pacificar" al pueblo mapuche. Lo que no habían podido hacer con las armas, querían hacerlo con la religión.

En la región de la Araucanía habían misionado los Jesuitas, hasta que fueron expulsados del país, en 1767. Quedaban los Franciscanos, pero estaban muy disminuidos debido a problemas de la independencia. Una gran mayoría de ellos eran realistas y tuvieron que abandonar el país.

En resumen,  las misiones de la Araucanía estaban en franca decadencia en la mitad del siglo pasado y el gobierno decidió pedir ayuda.

El 23 de octubre de 1848 llegaron los Capuchinos italianos. El presidente de entonces, Manuel Bulnes, a través de su ministro plenipotenciario en Roma, Ramón Luís Irarrázabal, acudió a la Curia General de los Capuchinos solicitando misioneros para la Araucanía.

Tras la firma del convenio el 16 de febrero, se embarcan en Génova 12 Capuchinos Italia rumbo a Chile.

Tras cinco meses de navegación, llegaron a Valparaíso y luego a Valdivia. Se les encomendaron las misiones de Araucanía Situadas al sur del Río Cautín.

En 1853 llegaron de Italia cuarenta Capuchinos más, quienes además de reforzar las misiones de Araucanía, fundaron el convento de Santiago (1853), de Concepción (1855), Quillota (1856), La Serena (1857) y Valparaíso (1860). Estas tres últimas casas tuvieron poca duración debido a que no llegaron más Capuchinos de Italia.

Durante 50 años realizaron una importante tarea misionera. Aprendieron la lengua Mapuche, abrieron colegios e internados en las estaciones misionales. Su labor era muy difícil, debido a la gran presión que el Estado chileno ejercía sobre los mapuches. 

 

Capuchinos españoles

Los problemas políticos que hubo en Italia la segunda mitad del siglo XIX influyeron para que ya no pudieran enviar más misioneros a Chile. Debido a esto, acudieron a España para solicitar ayuda en las misiones de Chile. En 1889 llegaron los Capuchinos españoles.

El año 1889 llegan los primeros 10 Capuchinos españoles, 5 no clérigos y 5 sacerdotes. No fueron directamente a la Araucanía, ya que los obispos les invitaron a predicar misiones en el valle central de la región del Biobío. Causaron una gran impresión con su predicación.

Siguieron fundando conventos en Constitución (1900), Viña del Mar (1919), Arica y Linares (1956), Longaví (1960).

 

Los Primeros Capuchinos Chilenos

Desde que la Orden Capuchina llegó al país hubo una preocupación permanente por las vocaciones. Dos veces se trató de iniciar el noviciado: 1855 en Santiago y en 1890 en Los Ángeles. Ninguna de las dos resultó. Algunos misioneros pensaban que los chilenos por ser sensibles y afectuosos no eran aptos para este estilo de vida, que era austera y de penitencia. 

El modelo de Capuchino, como en general de religiosos, era importado de Europa, sin tener en cuenta la idiosincrasia de cada lugar. La verdad es que pasaron más de 80 años de la llegada de los Capuchinos al país, hasta que hiciera su primera profesión un chileno. Este fue Francisco Valdes Subercaseaux, que más tarde fue el primer obispo de Osorno.

En 1929 se creó el seminario menor de Paine, donde se formaron muchos Capuchinos chilenos. Se Cerró en 1968, ya que no parecía conveniente que los adolescentes tuvieran un régimen de internado, lejos de su familia.

En 1941 siete jóvenes iniciaron su noviciado en Constitución, después siguieron la filosofía y teología en Los Ángeles. Por su parte en la Araucanía se abrió el noviciado en San José de la Mariquina, estudiando la filosofía y la teología en el seminario mayor de la misma ciudad. 

En 1955 había más de 50 capuchinos Chilenos. A partir de 1971 todos los Capuchinos de Chile optaron por tener juntos la Formación Inicial, El noviciado estaba en Constitución y el Posnoviciado en San José de la Mariquina.