La historia de Palena, una comuna rodeada por la naturaleza

Palena se caracteriza por sus parajes diversos que posibilitan recibir a una gran cantidad de turistas, especialmente en época de vacaciones.

La historia de Palena, una comuna rodeada por la naturaleza

Antes de 1911, cuando se inició el poblamiento de la zona donde actualmente se ubica Palena, el lugar era habitado por los Tehuelches. Desde ese en año en adelante, varios grupos de chilenos que vivieron en Argentina, comenzaron a instalarse en las cercanías del Río Encuentro y del Valle California para impulsar la actividad ganadera.

La cercanía entre Palena y Argentina ha generado, con el pasar de los años, uno de los grandes atractivos de esta zona de la Patagonia. De hecho, una vez al año, junto al rodeo, se realiza el Encuentro Binacional, que busca dar a conocer ambas culturas y tradiciones.

El Coronel de Carabineros, Luis Marchant, fundó Palena, oficialmente, el 25 de febrero de 1929. La cercanía con el país trasandino no siempre ha sido feliz, entre 1960 y 1966 se vivió un problema limítrofe por el Valle California que fue zanjado por la Reina Isabel II.

A pesar de ese peque “traspié” en la relación con los argentinos, los habitantes de Palena conviven sin mayores problemas con los del vecino país. Actualmente la ciudad sirve de hogar de unas 1.700 personas y el turismo se está trasformando en una de las principales actividades económicas de la zona.

El Río Palena es uno de los principales destinos de los visitantes, con 240 kilómetros de extensión compartida entre Chile y Argentina, es posible navegarlo de principio de fin. En territorio nacional se caracteriza por la formación de grandes pozones, remansos y paredes de rocas, todo lo anterior forma un escenario ideal para la pesca.

Otra opción es realizar el agroturismo, que aglutina un conjunto de actividades típicas de la Patagonia como el arreo de animales, la esquila de ovejas y la preparación de mermeladas caseras, quesos y, por supuesto, un cordero.