La histórica mechada del Torofrut

Cuando viajen al  no deje de parar en el kilómetro 80 de la Panamericana Norte, donde las banderas multicolores anuncian al Torofrut, el reconocido restaurante de carretera en Chile.

La histórica mechada del Torofrut

La mejor mechada, no solo la más blanda, sino que la mejor. Ese es el producto que ofrece don Jaime Toro Toro, o Don Torofrut, como también le dicen en toda la comarca de Llay- Llay a este veterano de oro nacido en La Ligua.

La carne mechada se llama así porque el trozo de pollo-ganso, asiento o posta rosada se "mecha" introduciéndole algún ajo, alguna zanahoria cortada a lo largo y hasta algún trozo de tocino. Luego, la carne se saltea con muy poco aceite y después se va a fuego lento a la olla o al horno, con algo de tomate.

¿Cuánto tiempo? Ahí está el secreto. Cuando viajen al  no deje de parar en el kilómetro 80 de la Panamericana Norte, donde las banderas multicolores anuncian al Torofrut, el reconocido restaurante de carretera en Chile.

Jaime Toro (actual administrador e hijo del casi mítico Jaime Toro Toro que, a principios de los 80 puso en la carretera un local de fruta con su nombre, que muy pronto derivó en picada de camioneros y más tarde en restaurante familiar) cuenta que son decenas los clientes conocidos -y fieles- que han transmitido el "dato" de generación en generación.

Veinte garzonas atienden las cerca de 20 mesas de este restaurante con decoración dieciochera, donde se escuchan tonadas folclóricas por los parlantes, y que pasadas las 11.00 ya comienza a ofrecer almuerzos y no cierra hasta la cena.

Atienden de lunes a domingo y cuenta con cartas con fotografías, donde el comensal puede hacerse una idea de lo que vendrá. Entre los más pedidos está la lengua con agregado ($ 5.800), pastel de choclo  ($ 4.800), cazuela de vacuno ($ 3.600) y de pava ($ 4.800). También los sándwich con que partió el negocio. Como el de arrollado ($ 1.750).

Para muchos el Torofrut es un paso obligado al ir a Maitencillo o Zapallar. De su pasado como puesto de frutas aún conserva un minimarket, donde se ofrecen naranjas, vinos y mermeladas, como la de alcayota a $ 2.500.