La Iglesia más antigua de Chiloé: Nuestra Sra. de los Dolores de Dalcahue

Esta Iglesia, patrimonio de la humanidad, fue construida en el siglo XIX por los jesuitas se encuentra junto a la Plaza de Dalcahue y está dedicada a la Virgen Nuestra Sra. De los Dolores, cuya festividad es el 15 de septiembre. Se destaca por su pórtico, con nueve arcos, seis en punta, dos remontados y el central de medio punto. Su exterior está revestido de tejuelas de alerce y forma parte de las 16 Iglesias de madera de Chiloé que son parte del Patrimonio de la Humanidad.

La Iglesia más antigua de Chiloé: Nuestra Sra. de los Dolores de Dalcahue

Construida en 1858 sobre una capilla jesuítica, la iglesia Nuestra Señora de los Dolores, es una de las más antiguas y grandes de Chiloé. Según señala el sitio Web, “iglesias de Chiloé”, “está revestida por el exterior con tejuela de alerce y se destaca por su pórtico, con nueve arcos, seis en punta, dos remontados y el central de medio punto. Tiene un portal de nueves arcos y una alta torre que domina el canal. Su interior, de tres naves, posee un altar con santos de madera vestidos. El material utilizado, en su mayor parte es el ciprés, alerce y ulmo. El actual templo se empezó a construir a fines del año 1893 y fue concluido en 1902, siendo bendecido por el obispo diocesano el 11 de enero de 1903.

En su interior destaca la imagen policromada del Cristo Crucificado, ubicado frente a un cortinaje rojo. La figura posee articulación de bisagra en las axilas, lo que indicaría que fue diseñada para la ceremonia del desclave del Viernes Santo. Sus medidas son 38,4 metros de largo por 17,1 metros de ancho y una torre de 26,5 metros.

Esta construcción fue declarada Monumento Nacional de acuerdo al Decreto Supremo N°1750, de fecha 26 de julio de 1971, y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el 30 de noviembre del 2000”.

Las iglesias de Chiloé, se caracterizan por: 

“Ser construidas con una exquisita técnica arquitectónica que nace del oficio del carpintero de ribera y la influencia de técnicas aportadas en el proceso de evangelización. El resultado es una arquitectura única en América.

Poseen una serie de técnicas de ensambles, empalmes y uniones de madera. Las cuales se reforzaban con tarugos y clavicotes.

Las iglesias actuales son centenarias pero representan en muchos casos una edificación de tercera o cuarta generación, debido a que cuando colapsaban o se incendiaban, se reconstruían en el mismo lugar con el aporte de materiales y trabajo de la comunidad.

Actualmente algunas de estas iglesias han sido restauradas en sus estructuras más debilitadas para evitar que colapsen por el paso del tiempo. La labor ha sido asumida por la Fundación Amigos de las Iglesias de Chiloé y se respetan todos los sistemas constructivos propios de la Escuela Chilota de Arquitectura en Madera.

En cada intervención se trabaja como se hacía originalmente, con cuadrillas de carpinteros chilotes y la utilización de las técnicas ancestrales con maderas de la zona.

Los templos siguen siendo utilizados hasta hoy para lo que fueron creados, manteniendo las tradiciones centenarias. Así, las iglesias son valoradas por lo que representan como Patrimonio Vivo, trascendiendo el valor netamente arquitectónico” (Iglesias de Chiloé).

Fuentes:
http://www.iglesiasdechiloe.cl/?p=171
http://www.interpatagonia.com/iglesiaschiloe/dalcahue.html