La leyenda de la Santa de Piedra

Según cuentan en Hualqui, una roca con forma de virgen encontrada por un joven cuidador de ganado se transformó en la protectora de los animales y el campo.

 

La leyenda de la Santa de Piedra

Las leyendas ya forman parte de la historia de mucho lugares del país, Hualqui no está ajeno esa costumbre y su municipalidad se ha encargado de recopilar algunos relatos en su página web oficial, uno de ellos en la “Santa de Piedra”. 

Según los relatos locales, hace muchos años, un joven cuidador de ganado en los campos aledaños a Hualqui encontró una piedra que tenía una curiosa forma de virgen. Luego de mostrársela a la dueña de los predios su descubrimiento fue recibido. La señora la limpió y guardó en un lugar especial para que los fieles pudieran ofrecerles sus oraciones.

Años más tarde, la propiedad cambió de dueño y la roca, denominada Santa de Piedra, tuvo un triste destino siendo considerada como una simple piedra y la dejaron a la intemperie sin mayores cuidados. 

El abandono de la Santa de Piedra trajo enfermedades mortales a los animales del campo y las cosechas rendían poco o nada y parecía que todo se arruinaría. Sin embargo los dueños recuperaron aquella singular roca y la devolvieron a su sitio. Esta simple acción hizo que el campo se recuperara, las cosechas rindieron frutos y los animales dejaron de enfermarse.

Los habitantes de los lugares cercanos comenzaron a llegar a pedirle favores a la Santa de Piedra y a rezarle. Hoy el lugar es el centro de una tradición que se repite cada ocho de diciembre, reuniendo a cientos de fieles.