La Ligua: tejiendo el inicio de la zona central

Para la lengua Aymara, "Lihua" es la palabra para definir "Un lugar donde se teje la lana para la casa". 

La Ligua: tejiendo el inicio de la zona central

Ubicada a 154 kilómetros de Santiago, La Ligua fue fundada el 21 de Junio de 1754 por el Gobernador de Reino, Teniente Coronel Domingo Ortiz de Rosas, quien la bautizo con el nombre de "Villa Santo Domingo de Rosas".

Sobre el significado de su actual nombre, existen variadas versiones. Según el vocablo mapuche, "Ligua", deriva de "Lihuen", que significa "el resplandor o amanecer", en tanto, para la lengua Aymara, "Lihua" es la palabra para definir "Un lugar donde se teje la lana para la casa". Los habitantes locales lo definen como "El lugar de adivino".

Esta ciudad que posee alrededor de 33 mil habitantes, es conocida a nivel nacional por sus tradicionales productos. Los dulces de La Ligua, ofrecidos por lugareños vestido de impecables trajes blancos y sus extraordinarios tejidos, son la carta de presentación de esta localidad de la provincia de Petorca.

La primera actividad que desarrollaron sus habitantes, fue la extracción de oro, la que se prolongó por casi tres siglos, sin embargo, poco a poco, los artesanos textiles fueron situando su trabajo como el principal sustento económico de la ciudad.

Así, en enero y febrero se celebra la Fiesta del Tejido, donde se exponen tejidos artesanales e industriales. Entre estos productos destacan bufandas, chalecos, mantos, calcetines, suéteres y guantes.

El lugar donde mayor importancia cobran los tejidos, es en Valle Hermoso, localidad cercana a La Ligua, donde la actividad surge con fuerte arraigo cultural.

Otra alternativa para adquirir tejidos es la Villa Huaquén, donde se producen alfombras hechas a telares con materias primas 100% naturales.

Junto a esos atractivos artesanales, La Ligua también invita a conocer lugares como la Iglesia Parroquial Santo Domingo, el Museo Arqueológico de La Ligua, que fue
fundado en noviembre de 1985 y presenta muestras que destacan dos áreas; la Histórica-Urbana y la arqueológica.

De esta manera, La Ligua invita a sus visitantes a enriquecerse con un lugar tradicional, donde su identidad sale a flote a través de su inmenso patrimonio cultural y artístico.