La limpieza del caballo chileno

Esta importante tarea forma parte del aprendizaje para tener un trato correcto del caballo. 

La limpieza del caballo chileno

Una parte importante para el buen desempeño de los caballos chilenos es una alimentación adecuada y la realización del aseo diario para quitarles el pelo suelto, la suciedad y mantener una higiene básica.

Esta importante tarea forma parte del aprendizaje para tener un trato correcto del caballo. El proceso, que tiene una duración de aproximadamente 30 a 45 minutos, sirve para entablar una amistad con el equino, una especie de presentación ante él. El caballo es muy sensible a las sensaciones. A través de la limpieza el caballo se familiariza, aprende a respetar y se le invita a que confíe en nosotros.

La metodología para realizar la limpieza la repasamos a continuación:

Antes de montar: Le colocamos la cabezada de cuadra y lo llevamos al lugar donde vamos a limpiarlo. Primero limpiamos los cascos con un simple limpia cascos sin olvidarnos de la zona de la ranilla. La limpieza del casco es importante porque es una zona donde pueden clavarse objetos produciendo heridas de gravedad; además en ellos se suele acumular estiércol, lo que los convierte también en un foco de infección si no están perfectamente limpios.

Lugo de limpiar los cascos, para cepillar al caballo utilizamos primero la almohaza moviéndola en círculo enérgicamente para sacar bien la suciedad y seguidamente pasamos el cepillo a favor del pelo. Este paso es importante, ya que al limpiar el pelo de sudor seco y suciedad, evitaremos muchos problemas en la piel del caballo. También se usa un peine para desenredar la crin y la cola del caballo.

Después de montar: Es importante darle una ducha a la zona inferior de las patas siempre desde el casco hacia arriba (en invierno) y en verano ducharlo entero. Es importante, aunque haga frío, lavarle bien las manos y los pies después de haberlo montado, ayuda a enfriar los tendones y a relajarse después del esfuerzo, y se pueden evitar posibles lesiones.

Si hemos duchado al caballo completamente es recomendable usar un limpia sudor para escurrir el agua.