La meca del mejor pipeño

Portezuelo es considerada la segunda cunas de la actividad vitivinícola después del Maule y con esfuerzo busca ser “la meca del mejor pipeño”.

La meca del mejor pipeño

Cuenta la historia que en siglo XVI, los jesuitas se instalaron en Portezuelo -a 38 kilómetros de Chillán- y plantaron unas de las primeras de cepas de uva española para producir vino. Caldos que nacieron para las misas, pero que rápidamente refrescaron a los criollos e indígenas.

Con el paso del tiempo, la zona aspiró a ser llamada la cuna de aquel brebaje pese a que los libros de historia que hablan de la Colonia se empeñan en destacar de forma genérica a Concepción como la productora del vino más rico del país. Sin embargo, en Portezuelo, de generación en generación, los habitantes han contado historias de cómo ahí elaboraban el vino para trasladarlo en carretilla hasta la que actualmente es la capital regional del Biobío.

Y la actividad vitivinícola es tan pimportante en portezuelo hoy que cerca del 70% se dedica a ello y por esto surgió en 2010 la inquietud entre los ciudadanos de crear la ruta turística para recorrer las viñas. 

El proyecto se ha ido consolidando lentamente y uno de sus mayores laureles está en que la zona es la principal productora del popular pipeño -de uvas País, Moscatel de Alejandría o Italia-, del que se generan cerca de cinco millones de litros anuales.

Una de las viñas que integra la ruta es viña Lomas de Llahuén de Gustavo Riffo, mediano productor que ha recalcado muchas veces que el "pipeño que se vende en Santiago no es tan bueno como el de Portezuelo y el “Verdadero Terremoto” -bebida que mezcla pipeño y helado de piña- es del Bipo Bio".

Por su parte la Viña Panguilemu, que la más grande de la comuna, con una producción anual de dos millones y medio de litros, recibe en ocasiones hasta visitantes extranjeros.

¡Felicitaciones a la naciente Ruta de Portezuelo, Salud!