La última estación donde descansan los tesoros ferroviarios de Chile

Dentro del museo, se puede encontrar un lugar llamado “La Estación”, donde se accede a explicaciones, maquetas, revistas y libros. Asimismo, se puede acceder a la venta de publicaciones por parte de instituciones relacionadas a los ferrocarriles como la asociación chilena de conservación del patrimonio ferroviario, que como dice su nombre se dedica a la conservación de material histórico.

La última estación donde descansan los tesoros ferroviarios de Chile

En el interior de este museo, podemos encontrar una gran colección de locomotoras de la época dorada del ferrocarril. Fue fundado el 19 de diciembre de 1984 y desde entonces alberga y realiza exposiciones constantemente.

Ubicado en el Parque Quinta Normal de Santiago y Patrimonio Histórico Nacional, el Museo Ferroviario de Chile invita a recordar la historia al ritmo de trenes y locomotoras a vapor. Su máximo atractivo es la posibilidad que tiene el visitante de recorrer vagones y carros de hace más de 100 años.

Dentro del museo, se puede encontrar un lugar llamado “La Estación”, donde se accede a explicaciones, maquetas, revistas y libros. Asimismo, se puede acceder a la venta de publicaciones por parte de instituciones relacionadas a los ferrocarriles como la asociación chilena de conservación del patrimonio ferroviario, que como dice su nombre se dedica a la conservación de material histórico. Hay una muy buena colección de sellos de correo conmemorativos de diferentes momentos en la historia del tren, incluidos los trenes subterráneos o metro, de diversos países del mundo.

Una de las últimas “adquisiciones” del museo fueron el tranvía 757 (agosto de 2008), el último original que se conserva de los que recorrían la ciudad. Su llegada al museo, tiene el objetivo de lograr su reacondicionamiento y restauración. Otra reciente adquisición  es un trolebus pullman standard 726 (septiembre de 2008).

También se puede encontrar la locomotora Rogers, la más antigua de la colección, construida en 1893 en Estados Unidos y la locomotora más grande de Chile, que pesa 220 toneladas.