LAMP: el futuro museo de Concepción

Diseñado por el estudio Pezo von Ellrichshausen, el recinto tendrá una superficie de 1.530 metros cuadrados y albergará la obra del artista penquista Eduardo Meissner. El edificio translúcido de cinco niveles además contará con tres espacios de exhibición y una terraza con vista sobre la ciudad.

LAMP: el futuro museo de Concepción

En el Parque Ecuador de Concepción, a los pies del Cerro Caracol, se levantará un novedoso edificio translúcido de cinco niveles. Será un lugar privilegiado para la exhibición de la obra completa del artista Eduardo Meissner y su esposa, Rosmarie Prim: más de 2.000 pinturas, 500 esculturas y una biblioteca de 1.800 libros.

El proyecto Museo LAMP, de la Fundación Meissner-Prim, entregará a Concepción un nuevo espacio para el arte. Su diseño es obra del estudio Pezo von Ellrichshausen y su construcción, con $ 1.500 millones del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), está prevista para el primer semestre de 2016.

La obra “tiene un profundo arraigo local y hace un reconocimiento en vida a Eduardo Meissner”, dice el alcalde, Alvaro Ortiz. “El ha sido nuestro embajador en distintos lugares del mundo pero siempre volvió a su tierra natal”, subraya. 

Nacido en Concepción en 1932, con estudios en esa ciudad, así como en Austria y Alemania, ha desarrollado una destacada trayectoria, reconocida con numerosas distinciones. “Hoy tengo casi 83 años y la fortuna de todavía no tener clara consciencia de mi vejez”, escribe el artista en una carta abierta. “Hace tiempo que vengo preparando una nueva obra que permitirá recoger toda mi obra previa. Este será un lugar para seguir promoviendo lo que he promovido siempre: el valor de la cultura en la construcción de nuestra sociedad. En esto he estado y seguiré acompañado por la generosa alegría de Rosmarie: en el afán de trasladar los rincones domésticos y sencillos del paisaje local a una dimensión amplia e inagotable, a un lenguaje universal. Así nuestras obras quedarán en la fundación, en un espacio público y abierto, como una manifestación más de nuestra identidad regional. La colección ocupará una nueva construcción rotunda, llena de flores, pájaros y esferas, colmada de vida y de aire”. 

La idea se comenzó a gestar en 2011 y ya comienza a tomar forma. El diseño del edificio cuenta con una estructura translúcida basada en más de 300 pilares de hormigón armado construidos sobre un avanzado sistema de aisladores sísmicos. Además, el diseño del espacio dará cabida a muestras temporales y permanentes dentro de espacios abiertos, homogéneos y flexibles. 

“Hemos estado trabajando en este proyecto por más de cinco años. Además del proyecto de arquitectura, hemos participado de la gestación completa de la iniciativa; desde la creación de la figura jurídica de la Fundación Meissner-Prim, el inventario completo y donación de las obras de arte, las gestiones necesarias para obtener el comodato del terreno en que se construirá el edificio, hasta la postulación al financiamiento a través del FNDR. Ha sido una gestión lenta pero muy bien recibida por las autoridades y por todos aquellos que conocen la labor cultural que Eduardo y Rosmarie han desarrollado en la región”, cuenta Mauricio Pezo, del estudio Pezo von Ellrichshausen. La construcción de la obra será ejecutada por el MOP y una vez concluidos los trabajos, pasará a propiedad del municipio penquista para luego ser administrado por la Fundación Meissner-Prim. 

Promovido por el Consejo Regional de la Cultura y las Artes y la Municipalidad de Concepción, el nuevo Museo LAMP se proyecta como un innovador modelo de desarrollo cultural para los habitantes de la Región del Bío Bío. “Creemos que este museo responde al momento histórico de una ciudad cuyas dimensiones metropolitanas necesitan ser sostenidas por infraestructura pública y no sólo con especulaciones inmobiliarias privadas. Este museo se inscribe dentro de un programa urbano liderado por el municipio que busca reforzar la identidad local mediante un circuito de obras culturales”, explica Sofía von Ellrichshausen, del estudio Pezo von Ellrichshausen.

Será el primer museo biográfico de arte en la capital regional y pretende promover también el arte local. “Este es un proyecto originado en la región en base a una obra desarrollada íntegramente en ese contexto. Tanto las obras de arte que contendrá la colección como las políticas curatoriales para las muestra temporales buscarán fomentar ese sentido regional: el valor del desarrollo de la cultura local”, sostiene Mauricio Pezo.

El museo viene a concretar la idea que soñó Eduardo Meissner en su carta abierta: “Un edificio que imagino flotando, con ustedes adentro, frente al Bío Bío”.

Información: La Tercera