Las Viejas Cochinas que le dan identidad a la cocina de Talca

Inaugurado oficialmente en 1975 como un negocio familiar, con el pasar de los años se convirtió en una parada casi obligada del circuito gastronómico maulino, funcionando 360 días al año entre el medio día y la una de la madrugada del día siguiente. Recibe en promedio, 200 personas durante el almuerzo y unas 100 para la cena. Ubicado en la rivera poniente del río Claro, ha tenido que sobreponerse a crecidas como la finales de la década del 90, que se llevó parte del local. 


 

Las Viejas Cochinas que le dan identidad a la cocina de Talca

A punto de cumplir 40 años deleitando el paladar de los maulinos, este conocido restorán se convirtió en un punto de encuentro gracias a su gastronomía e historia.

Jamás han sido cochinas, pero lo que les sobra es talento en la cocina y creatividad en sus preparaciones. Conocido en un principio como El Turismo, el nombre actual de Las Viejas Cochinas se generó a raíz de un rumor que surgió en un local vecino donde contaban que ahí se reciclaba la comida que dejaban los clientes en los platos. 

Este rumor generó que muchas personas llegaran a preguntar si era verdad, pero en vez de responderles, Marcela Orellana, hija menor de la dueña María Elena Yáñez, los invitaba a pasar para que conocieran el lugar y con el boca a boca todos se enteraron que se cocinaban buenos platos y a buen precio. Esta fue la historia que catapultó a la fama a Las Viejas Cochinas.

Inaugurado oficialmente en 1975 como un negocio familiar, con el pasar de los años se convirtió en una parada casi obligada del circuito gastronómico maulino, funcionando 360 días al año entre el medio día y la una de la madrugada del día siguiente. Recibe en promedio, 200 personas durante el almuerzo y unas 100 para la cena. Ubicado en la rivera poniente del río Claro, ha tenido que sobreponerse a crecidas como la finales de la década del 90, que se llevó parte del local. 

El garzón más antiguo del local, Alfredo Abendaño, cuenta que lo que más le gusta de su trabajo es la variedad de público que llega. Mientras que Marcela Orellana dice que por su local han pasado casi todos los candidatos presidenciales, pero el único presidente ha sido Sebastián Piñera.