Los calzones rotos: una dulce leyenda

Proviene de una leyenda, que dice que cada domingo se desplazaba hasta la Plaza de Armas de Santiago una señora de Chuchunco que vendía estos dulces típicos. Uno de esos días, llegó un viento tan fuerte que subió la falda de la señora, de forma que todo el mundo pudo ver que llevaba los calzones rotos

Los calzones rotos: una dulce leyenda

Estos dulces típicos de Chile están compuesto de una masa frita hecha de harina, polvo de hornear, huevos y azúcar flor. Si se quiere, se puede acompañar de miel y manjar.

Su curioso nombre tiene una explicación. Proviene de una leyenda, que dice que cada domingo se desplazaba hasta la Plaza de Armas de Santiago una señora de Chuchunco que vendía estos dulces típicos.

Uno de esos días, llegó un viento tan fuerte que subió la falda de la señora, de forma que todo el mundo pudo ver que llevaba los calzones rotos. Con esta inevitable crueldad que tienen los apodos, los santiaguinos comenzaron a llamarla “la señora de los calzones rotos”. Al final se olvidó la anécdota y el público general pensó que el nombre venía por los dulces que vendía y así se han conocido hasta hoy.

Sea cierta o no está leyenda, claro está que los “calzones rotos” son dulces tradicionales de nuestra cocina y que no dejan a nadie indiferente.

A continuación, les dejamos su receta.

Ingredientes

1/2kg de harina

1/2 taza de leche

70 grs de margarina

2 huevos

3/4 tazas de azúcar

Ralladura de medio limón

1 pizca de sal

1 cucharada de polvos de hornear

1 cucharada de Esencia de Vainilla

Azúcar flor para espolvorear

Preparación

Cernir la harina con el polvo de hornear, agregar azúcar, sal, la ralladura de limón, margarina derretida, huevos y la leche con la esencia de vainilla.

Mezclar hasta tener la masa unida y suave para luego uslerear. Formar láminas de 0,5cm aproximadamente.

Cortar tiras de 10cm x 5cm aproximadamente  haciendo una hendidura al medio de la tira y voltear una de las puntas para dar la forma.

Freír en abundante aceite caliente 3 segundos por lado.

Espolvorear con azúcar flor y servir.