Los cuatro fuertes de Nacimiento

En la ciudad del mismo nombre existían varias fortificaciones que defendían la zona del ataque de los indígenas, hoy queda solo uno y es una de las principales atracciones turísticas de la ciudad; además es Monumento Nacional, en la categoría de Histórico, desde 1954.

Los cuatro fuertes de Nacimiento

Nacimiento tiene una ubicación que en la antigüedad tuvo una gran importancia estratégica militar para los conquistadores debido a su cercanía con el Rio Biobío y el Tavoleo, tal vez por eso, durante los últimos cinco siglos se construyeron cuatro fuertes cuyo objetivo principal era defender la zona de los ataques indígenas. 

En 1585 el Gobernador del Reino de Chile, Alonso de Sotomayor, fundó el primer fuerte, el de San Jerónimo de Millapoa, mientras dominaba valles de menor tamaño ubicados al oriente dela Cordillera de Nahuelbuta. El edificio tenía una dotación reducida para defender la región, pero con el levantamiento mapuche de 1599 desapareció, sin embargo, por orden del gobernador Alonso García, fue repoblado en 1607, esta situación no duraría mucho, ya que por resolución del Parlamento de Catiray, fue demolido por los propios españoles en 1612. 

El segundo fue el Fuerte Santa Cruz de Óñez, fundado en mayo de 1594 por Martín García Óñez, cerca de la intersección de los ríos Laja y Biobío., 10 kilómetros al sur de este último. Estaba ubicado en lugar alto que le permitía ver gran parte de la zona, pero esta ventaja estratégica, tenía una desventaja práctica, la escasez de agua. 

El Fuerte Nuestra de Señora de Halle fue construido durante el mandato del Gobernador Alonso de Ribera en la orilla sur del río Biobío en el sector de Catiray en 1603.

A fines de ese mismo año, el 24 de diciembre se fundó el Fuerte de Nacimiento, el único delos cuatro que queda en pie y que fue declarado Monumento Nacional, en la categoría de Histórico en 1954. La confluencia de los ríos Vergara y Biobío fue el lugar elegido por Alonso de Ribera para instalar la fortificación, donde antiguamente los mapuches habían construido el Pucará de Picoiquén, quedó justo en la frontera “natural” entre territorio indígena y español. 

Por su ubicación era muy difícil que sufriera un ataque sorpresa, pues la idea de su fundadores era establecer una límite fuerte entre ambos pueblos, sin embargo, en 1628 el toqui Lientur lideró el primero de muchos ataques, que terminar por dañar seriamente el fuerte, por lo que debió ser reconstruido en 1665 y luego trasladarlo al norte del río Biobío.

En 1752 el fuerte volvió a ser construido en su ubicación original y en la que mantiene hasta el día de hoy, eso sí, rodeado por la ciudad de Nacimiento que lo tiene como una sus principales atracciones turísticas.