Los mitos y leyendas de la cueva de quicaví en Chiloé

Ubicada en la comuna de Quemchi, se accede por un pequeño sendero rodeado de matorrales y árboles que disimulan su entrada rodeada de musgos.

Los mitos y leyendas de la cueva de quicaví en Chiloé

Algunos mitos dicen que en las noches los brujos vuelan en Chiloé vestidos con un macuñ o chaleco elaborado de piel de difunto. Afirman que esa vestimenta e utiliza a manera de farol para surcar por los aires e ir a sus reuniones nocturnas o aquelarres, donde invocan al “maligno”. 
 
Todos estos mitos e historias de brujerías se centran en la cueva de Quicaví. Ubicada en la comuna de Quemchi, se accede por un pequeño sendero rodeado de matorrales y árboles que disimulan su entrada rodeada de musgos.
 
Según relata Oreste Plath, en la cueva de Quicaví se celebran grandes reuniones de hechiceros. Asegura que el sitio tiene cuidadores o porteros “los invunches”, unos seres deformes que conocen a “los dignatarios y magnates del reino infernal”.
 
Quicaví es un lugar tranquilo, que se caracteriza por sus casas de madera y techos de tejuela de alerce. Está ubicado frente a las islas Chauques se puede llegar a esta zona por el hermoso camino de la costa este, de Chiloé.
 
Los turistas pueden visitar localidades como Quemchi, Aucar (donde está la isla de las almas), y Colo. Algunos lugareños afirman que en este último sitio está el verdadero lugar de encuentro de los brujos.