Machalí: comuna de bellos paisajes que no pasa desapercibida

Conocidas en Chile y el mundo son, sin duda, la ciudad minera de Sewell enclavada en plena cordillera de Los Andes a más de 2.200 metros sobre el nivel de mar. Hoy deshabitada, la ciudad fue declarada e Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2006, por su incalculable valor histórico y cultural. 

Machalí: comuna de bellos paisajes que no pasa desapercibida

Se le ha llamado como “tierra de brujas”, ya que se dice que en el Cerro San Juan se reunían las brujas a realizar sus ritos. Sin embargo, esta denominación está totalmente castellanizada y denota la concepción que se tenía en la época de la ocupación española. Nos referimos a Machalí, cuya raíz se puede encontrar en la expresión machi alün “hay machis” o “existen machis”.

En diciembre de 1891, bajo el gobierno de Jorge Montt se dicta la Ley que crea la comuna de Machalí. Hasta esa fecha, formaba parte del Departamento de Rancagua, junto a las subdelegaciones de San Joaquín, Errázuriz, Las Chacras y Machalí.

A la comuna se le reconocen cuatro sectores urbanos, estos son: Machalí centro, El Guindal, Santa Teresita y Coya. Además existen localidades o caseríos rurales, tales como: Chacayes, Nogales, San Joaquín de los Mayos, Termas de Cauquenes, además de un asentamiento industrial que corresponde a la División Teniente de Codelco Chile, dentro del cual se emplazan Sewell y el centro de esquí Chapa Verde.

La comuna está íntimamente ligada al su paisaje y a la postal inequívoca de una Cordillera de Los Andes que ofrece una hermosa postal a los habitantes de la comuna como a los turistas que año tras año vienen a recorrer los innumerables puntos de interés.

Conocidas en Chile y el mundo son, sin duda, la ciudad minera de Sewell enclavada en plena cordillera de Los Andes a más de 2.200 metros sobre el nivel de mar. Hoy deshabitada, la ciudad fue declarada e Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2006, por su incalculable valor histórico y cultural.

Otro atractivo son las Termas de Cauquenes, que constituyen uno de los destinos preferidos por los turistas que desean disfrutar de un hermoso paisaje y de las bondades de las aguas termales andinas, así también es muy valorada la excelente atención de su hotel y gastronomía internacional.

Pocos kilómetros más hacia la cordillera se  encuentra la Reserva Nacional de Río Cipreses que protege más de 36.000 ha de bosque nativo entre los que se cuentan el peumo, quillayes y litres y la protección de especies amenazadas como el loro tricahue, caiquén magallánico, chillas y el zorro culpeo.

Machalí en boca de todos

A pesar de sus bondades para el turismo en sus alrededores que destacamos anteriormente, en el último tiempo, la comuna de Machalí ha ocupado un espacio importante en portadas de diarios y notas de televisión, Esto debido al polémico “Proyecto Machalí”.

En diciembre de 2012, la arquitecta María Luisa Valenzuela entregó un informe de 44 páginas sobre las posibilidades inmobiliarias en la comuna de Machalí, que ha doblado su población en los últimos 10 años. En él destacaba su sostenido crecimiento que lo ha situado como el barrio alto de Rancagua. Entre estas razones del alza, destacaba la cercanía con la Carretera del Cobre, que conecta Rancagua y la mina El Teniente, que sería ampliada en tres años más.

Esta información sirvió de apoyo a la empresa Exportadora y de Gestión Caval para salir a buscar el crédito que le permitiera comprar tres fundos en Machalí: Santa Elena (4 ha), Santa Cecilia (18,46 ha) y San Diego (21,87 ha), de una extensión total de 44,3 hectáreas.

Lo que se transformó en un problema, fue que una de las socias de Caval, Natalia Compagnon, esposa del ex director sociocultural de la Presidencia, Sebastián Dávalos Bachelet, y nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, solicitó $ 6.500 millones para el negocio al Banco de Chile, los cuales fueron facilitados después de una reunión ocurrida el 6 de noviembre entre el dueño y vicepresidente del banco, Andrónico Luksic, y Compagnon.

Este proyecto consideraba la compra de 44 hectáreas en Machalí, a orillas de la Carretera del Cobre, a un valor de UF 0,56 m2 promedio, para su posterior subdivisión y venta a inmobiliarias de vivienda e inversionistas de renta fija. De esas 44 hectáreas, originalmente sólo cuatro eran de uso urbano, pero podían ser extendidas a ocho con permisos de los organismos pertinentes; las restantes 36 eran rurales.

Caval contaba con la información que el nuevo plan regulador transformaría estas 36 hectáreas en terreno urbano, elevando así su valor.

La propuesta de Caval -que no pretendía construir directamente en los terrenos, sino venderlos- consistía en construir una zona de servicios, compuesta por un hotel y un centro comercial. El primer recinto estaba pensado para tener 134 habitaciones en un espacio de 6.000 metros cuadrados y su rentabilidad futura estaba apoyada en un informe de la empresa Horetur, Hotel & Restaurante Consulting.

La promesa de compraventa por el campo de Machalí había sido firmada a mediados de 2013, con el compromiso de depósito de una garantía de $ 100 millones a fines de agosto. El plazo se extendió a octubre. Finalmente, el préstamo del Banco de Chile se aprobó el 16 de diciembre de 2013, un día después del triunfo de Bachelet sobre Evelyn Matthei en segunda vuelta.

Así, Machalí ha estado durante los últimos meses en boca de todos, no por su belleza y atractivos turísticos, sino más por este polémico proyecto y quienes participaban en él. Lo cierto, es que Machalí quedará en la historia de nuestro país.