Marcela Maragaño: trato de entregar herramientas a las personas que más lo necesitan

Gracias a diversos talleres municipales y ferias artesanales en las que participó se comenzó a hacer un nombre en Puerto Montt y hoy imparte clases a niños, adultos y personas con capacidades diferentes. 

Marcela Maragaño: trato de entregar herramientas a las personas que más lo necesitan

Marcela Maragaño ha destinado prácticamente toda su vida al arte. En 1996 comenzó a realizar sus primeros cursos de pintura decorativa, hasta especializarse hoy en las técnicas de mosaico y el vitromosaico.

Gracias a diversos talleres municipales y ferias artesanales en las que participó se comenzó a hacer un nombre en Puerto Montt y hoy imparte clases a niños, adultos y personas con capacidades diferentes.

Marcela asegura que “la recepción por parte de los alumnos es extraordinaria, es impresionante la rapidez con la que ha crecido nuestro taller gracias a la dedicación y esfuerzo que demuestra cada uno de los alumnos que han tomado cursos en mi taller. El cariño que nos tiene cada una de nuestras alumnas y alumnos es impagable”.

En entrevista con Corral Vitoria, les contamos un poco más de la historia de Marcela, de cómo llegó a compartir lo que más le gusta con aquellos que más lo necesitan.

Aquí les dejamos su entrevista.

¿Cómo y cuando surge tu relación con el mundo de la artesanía?

Mi relación con el mundo de la artesanía comienza  desde cuando era muy niña, siempre me llamó la atención esta rama del arte, pero en mis tiempos aún no existían ese tipo de carreras en Puerto Montt.

En el año 1996 comencé a realizar mis primeros cursos de pintura decorativa, y desde ahí poco a poco me he ido perfeccionando hasta lo que soy hoy en día.

¿Con que técnica trabajas?

Después de largos años de estudio y perfeccionamiento, hoy en día me enfoco básicamente en las técnicas del mosaico y el vitromosaico.

¿Cómo ha sido la experiencia de impartir cursos a jóvenes y adultos?

Ha sido una muy buena experiencia, gracias  al  hecho de trabajar con jóvenes y  adultos me dejan observar las distintas culturas y realidades presentes en nuestra sociedad, además me es de  gran ayuda trabajar con los más jóvenes, pues me sirven para mantenerme vigente y activa.

Asimismo, es de gran ayuda para ellos, pues tanto para jóvenes como para adultos sirve como un método de terapia y distracción, y en muchos de los casos han transformado ese hobby o pasatiempo en un verdadero oficio.

¿Cómo surge esta iniciativa?

Esta iniciativa surge principalmente por la necesidad de crear un proyecto nuevo y vanguardista, que involucre a la comunidad con el mundo del arte, que toda persona apasionada por el arte tenga certeza de que independiente de todas sus limitaciones puede lograr hace lo que desee, y  que rompa con todos los esquemas y prejuicios que hasta el día de hoy pueden ser percibidos en nuestra sociedad.

Gracias a los diversos talleres municipales y ferias artesanales en las que participe, poco a poco me fui haciendo un nombre y  comencé a ganar mi clientela.

¿Cuál es la recepción que tienen los alumnos?

La recepción por parte de los alumnos es extraordinaria, es impresionante la rapidez con la que ha crecido nuestro taller gracias a la dedicación y esfuerzo que demuestra cada uno de los alumnos que han tomado cursos en mi taller.

El cariño que nos tiene cada una de nuestras alumnas y alumnos es impagable, ellos son la base angular de la pirámide que día a día estamos construyendo, sin su cariño y ayuda desinteresada, nada de lo que tenemos habría sido posible.

Además el nexo de amistad presente entre cada uno de los integrantes de nuestro taller es francamente alucinante, la confianza  y respeto que se genera dentro del taller, nos lleva cada día a  tener un laso más fuerte y estrecho hacia cada uno de mis alumnos  y alumnas.

¿Qué sensación te queda a ti al impartir estas clases?

La sensación que me queda al impartir los cursos, es de hacerle un aporte a la sociedad, especialmente a los niños y niñas de los hogares del Verbo Divino, quienes pese a todas sus limitaciones, clase a clase llegan puntual y alegremente a aprender un poco más de lo que significa el arte, eso es lo que me motiva a seguir enseñando, el tratar de entregar herramientas  y guiar a las personas que más lo necesitan, creo que esa es la única manera de cambiar sociedad en la que estamos inmersos,  no vamos a terminar con la desigualdad a través de bonos o de caridad con los más desposeídos, lo lograremos con la entrega de herramientas y oportunidades hacia ellos.

¿Dónde impartes tus cursos?

Actualmente nuestro taller está ubicado en calle Imperial 567, en la ciudad de Puerto Varas, ahí es donde realizamos la mayoría de nuestros cursos, aunque también contamos con nuestro taller de manufactura ubicado en la ciudad de Puerto Montt, donde junto a mi marido confeccionamos gran parte de las herramientas y accesorios utilizados en el taller.

Además, somos parte de un proyecto de inclusión en las localidades de Quellón y Frutillar, donde ofrecemos talleres a personas adultas con discapacidad física e intelectual.

¿Cuánto de tu propia identidad hay en tu trabajo? ¿Cómo definirías tu trabajo?

La intención de mi trabajo es rescatar fehacientemente la identidad de nuestra zona geográfica, creo que contamos con un entorno tan bello que se sería un verdadero desperdicio el no reflejarlo dentro de mi trabajo. Utilizamos maderas nativas, conchas y material reciclado.

Mi trabajo lo definiría como un lugar acogedor y confortable donde realmente puedo hacer lo que me gusta, sin discriminar a las personas por sus deficiencias ni dificultades de cada uno de mis alumnos, eso es lo que hace de mi trabajo un lugar grato, donde se observan distintas historias y realidades.

Yo creo que esa es la causa de que día a día sigamos creciendo, ya que mi taller se ha transformado más que una clase de manualidades en un espacio de amistad y conversación, eso los alumnos y alumnas lo reconocen y agradecen.

¿Qué objetivos tienes en el futuro?

Tengo muchos planes y objetivos para el futuro, creo que estoy en el mejor momento de mi carrera como artista, pero no me quedare con eso, pienso que uno siempre debe seguir aprendiendo y mejorando.

 

Dentro de mis proyectos esta llevar el mosaico a la calle, que la gente esté un poco  más inmersa en la belleza de este arte, y de paso dejar mi huella en la ciudad de Puerto Varas, más como retribución a la ciudad que me abrió sus puertas y me ha dado todo lo que tengo.

 

Otro objetivo que planeo seguir amplificando, es continuar llevando el mosaico a los lugares más apartados, sectores en que a pesar de sus grandes habilidades y talentos la distancia y la poca conectividad los aleja de la posibilidad de seguir creciendo y perfeccionándose en lo que ellos aman.

 

Finalmente espero seguir contribuyendo con la inclusión y la igualdad de oportunidades hacia las personas vulnerables y con distintos grados de discapacidad.