Mercado Mastica llega a exhibir productos y platos patrimoniales de Chile

La primera etapa de este proyecto consiste en un piloto con tres fechas: 27 de septiembre, 1 de noviembre y 6 de diciembre. Y sus menús girarán en torno al mundo fungi y la tierra; calabazas y noche de brujas y, por último, el verano y el hielo.

Mercado Mastica llega a exhibir productos y platos patrimoniales de Chile

Hoy se inaugura en el Parque Bicentenario de Vitacura el Mercado Mastica, una feria gourmet que se instalará todos los domingos de forma gratuita para vender deliciosos productos y platos patrimoniales de todo el país.

Mercado Mastica es una iniciativa de los arquitectos Mari Gálmez y Pablo Lamarca, quienes idearon este food market para que se realice al aire libre todas las semanas en las veredas de ese parque y por lo que no se cobrará ni un peso por entrar. El objetivo es entregar buena comida a los habitantes de Santiago y turistas y que puedan disfrutar de productos patrimoniales de todo el país, además de aprender sobre su lugar de origen y cómo cocinarlos.

En este desafío que hoy emprenden no han estado solos, ya que hace algún tiempo, Álvaro Romero, chef de El Europeo, y Jeannette von Wolfersdorff, fundadora de Sello de Origen, se sumaron al proyecto. El primero está a cargo de la curatoría gastronómica, mientras que la mujer del empresario Christoph Schiess, por su experiencia en certificación de productos de calidad, los asesora en la selección de proveedores.

Pero el origen de este proyecto comienza cuando Pablo Lamarca estudiaba un master en Sydney. Allá se fijó en la vida que tiene la ciudad al aire libre, lo que le dio el primer empujón para comenzar a desarrollar el proyecto.

Una vez en Chile conoció a Mari Galméz, con quien abordó, en una de sus tantas conversaciones, de lis mercados que existían en Chile y en cómo debiera hacerse una feria gastronómica de forma fija y sin que te cobren una entrada.

Tomaron ideas y referencias de varias ciudades del mundo; el Camdem, el Borough y el Portobello Market, todos de Londres; el Salamanca Market, en Tasmania; el Santa Fe Farmers Market de México; el Paddington y The Rocks Market de Sydney; el Chelsea Market de Nueva York y el Mercato Metropolitano, de Milán fueron parte de su inspiración. 

Así, y después de mucho análisis con expertos culinarios, decidieron bautizar su proyecto como Mercado Mastica y definieron que éste debía tener, al menos, una rotisería, con panes, quesos y fiambres; una feria, con frutas, verduras, carnes y productos del mar; un emporio, con productos gourmet envasados; food trucks, con sanguches u otras preparaciones que tengan relación con lo que se ofrece en el mercado; además de complementos, como flores, plantas, libros, objetos de diseño asociados a la buena mesa, además de helados y bebestibles.

La primera etapa de este proyecto consiste en un piloto con tres fechas: 27 de septiembre, 1 de noviembre y 6 de diciembre. Y sus menús girarán en torno al mundo fungi y la tierra; calabazas y noche de brujas y, por último, el verano y el hielo.

En esta fase inicial habrá 30 puestos de proveedores que se instalarán en 1.500 m2 cerca de la rotonda Pérez Zujovic, pero la idea es que para la segunda etapa, que empieza a rodar en marzo, haya más de 180 stands. 

De esta manera, Mastica busca transformarse en un referente de la comida chilena, donde productores y consumidores puedan unirse para probar, compartir y valorar las delicias que se ofrecen a lo largo de todo Chile.