Nuestra sabrosa y apetecida cazuela

La cazuela es un sello chileno, acompañada de nuestro carmenere Sello de Raza, disfrute esta sopa que se prepara en todo el país y que lleva carne de vacuno, pollo o pavo, papas, choclo, zapallo, porotos verdes, zanahoria, pimiento, aliños, y algún espesante como chuchoca o arroz. 

Nuestra sabrosa y apetecida cazuela

Este sencillo plato, como gran parte de nuestra comida típica, tiene influencias españolas y aborígenes. Pedro de Valdivia al llegar a Chile trajo el trigo, cerdos, pollos, bueyes, toros y vacas. Los araucanos proporcionaron las papas, el maíz y los porotos. Estos ingredientes base se mezclaron y así, nacieron nuestros platos más queridos, como la noble cazuela.

La comida chilena aprovecha bien estos recursos, y así como en el Valdiviano el ingrediente esencial es el charqui, en la cazuela es el maíz, o choclo como le decimos en Chile. 

La cazuela es una sopa que se prepara en todo el país y que lleva carne –puede ser de vacuno, pollo, pavo-, papas, choclo, zapallo, porotos verdes, zanahoria, pimiento, aliños, y algún espesante como chuchoca o arroz. Según cuenta Roberto Marín en su libro "Chilenos cocinando a la chilena", su origen se remontaría a antes de la llegada de los españoles.

“Un caldo que llevaba papas, zapallo, choclo o chuchoca, porotos verdes, pimentones, quínoa, ají y hierbas silvestres. Lo llamaban “corri ilo” si se le agregaba carne de guanaco, pudú o huemul, o “corri achagual” si se hacía con aves silvestres. A estos corrí, los españoles los llamaron cazuela, por el recipiente –olla para nosotros- donde se preparan estos caldos”.

En su libro "La olla deleitosa", la antropóloga Sonia Montecino relata cómo va variando la cazuela a lo largo del territorio chileno. En el norte, por ejemplo, la cazuela era parte de la dieta diaria en las salitreras, e incluía a veces quínoa como espesante.

En la zona de Chillán, la cazuela de pava se espesa con chuchoca o nogada. En el sur se incluye algas como cochayuyo o luche en cazuelas de cordero o de cerdo. Como sea, es importante es que cada una de las verduras mantenga su forma, identidad y sabor.

Es por eso que al preparar la cazuela, cada ingrediente sigue un orden de cocción (por ejemplo, se recomienda agregar el zapallo y el arroz al final, para que no se deshagan). Le recomendamos acá está sencilla receta de cazuela de vacuno

Ingredientes:

2 cucharadas de aceite

1 cucharadita de paprika o pimentón molido

4 trozos de tapapecho de vacuno

2 litros de agua hirviendo

4 papas medianas, peladas

1 pimentón rojo, sin semillas y cortado en julianas

½ taza de arvejas

½ taza de porotos verdes

1 zanahoria en trozos o rallada

1 cebolla en cuatro

4 trozos de choclo

4 trozos de zapallo

3 cucharadas de arroz (lavado)

Sal y pimienta a gusto

1 diente ajo entero

Cilantro para espolvorear

Preparación:

En una olla grande calentar el aceite a fuego medio, agregar la paprika o pimentón molido y la carne, sazonar. Dorar por todos lados y verter el agua hirviendo. Llevar a ebullición y reducir el calor; cocinar a fuego lento una hora o hasta que la carene esté blanda.

Agregar las papas, pimentón, arvejas, porotos verdes, zanahoria, cebolla y choclo. Llevar a ebullición a fuego lento. Reducir el calor y cocinar a fuego bajo una hora o hasta que las papas estén blandas.

Añadir el zapallo y el arroz, cocinar 20 minutos más cuidando de no sobrecocer el zapallo y el arroz. Salpimentar a gusto. Al momento de servir espolvorear cilantro en cada plato.

Una sugerencia… para hacer de esta receta aún más especial, se puede poner en cada plato queso gauda o mantecoso rallado, luego poner la carne, papas, choclos, zapallos, verduras y finalmente el caldo y el cilantro. 

!Buen apetito!