Orgánicos en Chile la innovación viñatera

La industria nacional innova constantemente para mantener y conquistar nuevos mercados y consumidores. Por ello los productores nacionales han seguido las tendencias mundiales, una es la preferencia de vinos orgánicos que aseguren un producto de calidad superior y con un proceso de producción sustentable.

Orgánicos en Chile la innovación viñatera

Que Chile es uno de los más importantes productores de vino del mundo, que su calidad es reconocida internacionalmente y que muchas viñas han ganado medallas por sus caldos, ya no es novedad.

La industria del vino en Chile ha innovado permanentemente para mantener y conquistar nuevos mercados y consumidores. Por ello los productores nacionales han seguido las tendencias mundiales. Y una de ellas es la preferencia de vinos orgánicos que aseguren un producto de calidad superior y con un proceso de producción sustentable 

En Chile existen condiciones especiales para el cultivo de vino orgánico. Así lo reveló un estudio del INIA (Instituto de Investigaciones Agropecuarias) que indica que “en la zona central se encuentran condiciones geográficas, climáticas, culturales y tecnológicas ideales para el manejo de la vid en forma orgánica”.
Esta condición se basa tanto en las excepcionales condiciones fitosanitarias de Chile como a las características climáticas que generan bajas precipitaciones estivales. Adicional mente los valles pequeños, la baja presencia de plagas y enfermedades y las altas tecnologías de manejo vitícola y enológica hacen de Chile una sana cuna para la producción orgánica.

Lo orgánico es un producto distinto al tradicional y su huella limpia apunta también a trabajar en forma más natural. "Hoy las personas están empezando a demandar productos más sanos, limpios y lo orgánico es parte de esta exigencia que representa un nuevo nicho de mercado y que sintoniza con lo que los consumidores piden” señala Fernando Toro, Gerente de Viña Corral Victoria.

Este tipo de vino básicamente es una bebida producida a partir de uvas orgánicas, con prácticas ecológicas muy claras. Su proceso de producción debe cumplir requisitos especificados que se relacionan con el uso de ciertos insumos y buenas prácticas agrícolas. Actualmente, en Chile existe el Código Nacional de Sustentabilidad, que es un instrumento de carácter voluntario, orientado a incorporar prácticas sustentables en las empresas vitivinícolas, sobre la base de requisitos en tres áreas complementarias: verde (viñedos), roja (bodegas y plantas de embotellado) y naranja (social). Estos requisitos se enmarcan en una visión de largo plazo, basada en la combinación de principios ambientales, de equidad social y de viabilidad económica. El Código es aplicable a todo tipo de empresa vitivinícola, sin importar su escala de producción