Picadas marinas: el tradicional Mercado Central

En la actualidad, “Donde Augusto” ocupa gran parte de la nave central del edificio, inaugurado en 1872, pero la oferta gastronómica se extiende en más de 30 locales. Por supuesto que la especialidad son los pescados y mariscos en todas sus variedades, atrayendo diariamente a miles de turistas nacionales y extranjeros.

Picadas marinas: el tradicional Mercado Central

Visitar el Mercado Central es una verdadera tradición. Desde que a las pescaderías del lugar se les otorgó el permiso para servir platos preparados, varias de ellas derivaron en restaurantes de distintas dimensiones.

En la actualidad, “Donde Augusto” ocupa gran parte de la nave central del edificio, inaugurado en 1872, pero la oferta gastronómica se extiende en más de 30 locales.

Por supuesto que la especialidad son los pescados y mariscos en todas sus variedades, atrayendo diariamente a miles de turistas nacionales y extranjeros.

A continuación, les dejamos los principales locales que componen el mercado, una verdadera tradición y un excelente panorama gastronómico para cualquier día de la semana.

El Galeón: Ha sido un negocio familiar que ha perdurado por 70 años, desde que se inició el local. Actualmente tiene tres en el Mercado Central, con capacidad para 480 personas. Entre su personal de más de 70 personas figuran varios brasileros y guatemaltecos, además de chilenos. Su clientela es en un 80% de turistas extranjeros.

Sus platos predilectos son los diferentes tipos de pescados al "Cancato", una preparación que es una base de ajo, cebolla, tomate y sobre el pescado, queso fundido, además de mariscos al ajillo como machas, locos y calamares.

Donde Blanca: Este local tiene más de 50 años de existencia. Una de sus ofertas más requeridas es el Jardín de mariscos, que claramente es para compartir. Se sirve en una bandeja grande que contiene ostiones, locos, choritos, choros maltones, camarones, pastel de jaiba, almejas, calamares, machas y ceviche.

Christiancito: Con capacidad para 80 personas, es de los restaurantes más "jóvenes", con sólo 8 años. El nombre se debe al hijo menor de Daniel Rojas, su dueño, quien asegura que si bien la mejor época en ventas es de diciembre a marzo, nunca le falta la clientela, especialmente a la hora de almuerzo.

Un clásico es el pescado frito (entero) con ensalada, que viene con un agregado a elección: Consomé, ponche de mariscos (conocido como el "viagra marino") o un bajativo.

Marisol: Tiene más de 50 años. Su actual dueño es el tercero y ya lleva 23 años allí. Dice que el nombre se debe a la primera propietaria, que empezó con una pescadería, luego una barra de platos preparados y finalmente instaló mesitas. Cada uno de los encargados agregó locales hasta llegar a la actual dimensión, que permite atender entre 80 y 100 personas.

Edelmira Mellado es la maestra de cocina y responsable del plato emblemático, Marisol, que es un surtido de mariscos salteados, que pueden ser con ajo, ají o queso.

 

El Rey de la Paila Marina: Es atendido por su propio dueño, Luis Céspedes. El chef Hernán Benítez está orgulloso de dos especialidades: Pinzas de jaiba al pil pil, y la Paila Rey, con almejas, choros, pinzas de jaiba, navajuelas, piures, picoroco, camarones, locos, machas, choro maltón. También ofrece platos peruanos como ceviche y sudado de congrio, entre otros.

El Rey del Mariscal: Son dos "reyes" asociados: El chileno Ricardo Soto, Rey del Mariscal, y el brasilero Antonio, Rey de los frutos del mar. Soto trabaja en gastronomía desde 1973, y este es su segundo local, inaugurado en 2005 y con capacidad para 100 personas. Su mercadería proviene de Ancud, Castro y Carelmapu.

Mariscal tradicional o real son las preparaciones con mayor demanda. Pero hasta paella aparece en la carta.