Por un Santiago que proteja su patrimonio

Los planes con los que cuenta nuestro país en defensa del patrimonio aún resultan ser insuficientes, con mucha burocracia y poco apoyo del Estado a los inmuebles y zonas patrimoniales.

Por un Santiago que proteja su patrimonio

En las próximas semanas se votará en el Consejo Municipal de la Comuna de Santiago la “Modificación Complementaria al Plan Regulador Comunal”, que tiene como objetivo aumentar las exigencias a los cuerpos salientes, específicamente para los balcones y proteger edificios que poseen un alto valor arquitectónico y patrimonial, donde se ha propuesto 186 inmuebles.

Este plan tiene varias medidas y una de ellas es declarar a nuevos inmuebles con la categoría de Conservación Histórica, lo que permitirá protegerlos para que más adelante no puedan ser demolidos.

Esta iniciativa del municipio no ha estado exenta de opositores. Este es el caso de los vecinos de Beauchef, que está declarada como Zona Típica, y a la cual se le pretende poner una protección adicional. Los vecinos no han visto con buenos ojos la iniciativa, ya que lo catalogan como “engorroso”.

Alegan que están emplazados en una zona que ya ha sido declarada como zona típica por lo que declararlos Inmuebles de Conservación Histórica es redundar y genera el efecto contrario, porque se transforma en una carga muy pesada que generalmente produce que los inmuebles se deterioren.

Las modificaciones al Plan Regulador se encuentran en etapa de recepción de observaciones y consultas. En este periodo se reciben solicitudes como las de los vecinos de Beauchef, quienes tienen la posibilidad de que sus inquietudes sean acogidas, dado que el barrio ya se encuentra bajo protección.

De aprobarse la modificación, la declaratoria de Inmuebles de Conservación Histórica determina que las edificaciones protegidas bajo esta categoría no pueden ser demolidas o refaccionadas, sin previa autorización de la Secretaría Regional de Vivienda y Urbanismo.

Ante la iniciativa del municipio, surge la inquietud de cuál es el verdadero beneficio para los vecinos de las zonas patrimoniales de Santiago, ya que los planes con los que cuenta nuestro país en defensa del patrimonio aún resultan ser insuficientes, con mucha burocracia y poco apoyo del Estado a los inmuebles y zonas patrimoniales.

Nuestro país necesita que las autoridades e instituciones se comprometan aún más con la protección. De esta forma, podremos defender de mejor manera nuestros barrios e identidad.