Radio Talcahuano: La gente agradece saber lo que pasa en su barrio

Su director, Alejandro Martínez, nos cuenta en entrevista con Corral Victoria, un poco más de la historia de este medio de comunicación, sus características y su relación con la comunidad.

Radio Talcahuano: La gente agradece saber lo que pasa en su barrio

El año 2010 reflota de una antigua radio AM la Radio Talcahuano, medio de comunicación que se hizo un nombre en la ciudad puerto y que en la actualidad se ha consolidado en la región del BioBío.

Su sello es su programación, caracterizada por ser atractiva y variada, donde destaca su relación con los auditores a través de llamativos y novedosos programas que son encabezados por “reporteros barriales”.

Su director, Alejandro Martínez, nos cuenta en entrevista con Corral Victoria, un poco más de la historia de este medio de comunicación, sus características y su relación con la comunidad.

Acá les dejamos la entrevista.

¿Cómo surge Radio Talcahuano?

La emisora fue reflotada el año 2010 de una antigua radio Am que llevo este nombre, la idea era entregar una radio con identidad a la cuidad puerto y que mejor que una casa radial con el nombre de radio Talcahuano. Al comienzo lo hicimos solo On Line, luego salimos al aire.

¿Cómo definirían sus objetivos, más allá de informar?

Nos  propusimos entregar  a la ciudad de Talcahuano un medio que le permita expresar sus aspiraciones, inquietudes y afanes de progreso efectivo para contribuir a mejorar nuestro entorno socio-económico -cultural y ambiental, interpretando fiel y lealmente dichos propósitos.

Entregar una programación atractiva, variada, espacios informativos, recreativos,  entre los cuales destacamos  el seguimiento  del actuar del equipo de futbol más arraigado en la ciudad; Naval, que aunque este en la segunda b mantiene un profundo vínculo con los chorreros de corazón.

Todo eso, junto a una programación musical que satisfaga las distintas  preferencias y gustos.

¿Cuál es la recepción de la gente ante la radio?

Notable, la gente agradece un medio local, a comienzos de los 80 entre Talcahuano y concepción contábamos con 28 radios FM y 8 Am, hoy no son más de 6 las Fm locales y dos AM, lo cual causa que la población solo se informe de lo que acontece en el “metro de Santiago”. Por eso Radio Talcahuano, ha logrado en muy corto tiempo fortalecerse  de la  sintonía chorera, la gente agradece saber lo que pasa en su barrio.

 ¿Cuál es la relación de la gente con la comunidad?

Bueno, les  contaré un  ejemplo: hace unos días nos visitó una auditora de “Caleta el soldado”, un lugar “muy cerca y muy lejos”, me explico, está a 10 minutos de la plaza del puerto, pero carece de caminos la gente ahí no tiene luz ni agua potable, y eso porque esa caleta está dentro de territorio de la Armada, por lo tanto la Municipalidad no puede intervenir. Son problemáticas sociales que la gente nos cuenta y nosotros en la medida que podemos ayudamos, como fue el caso de esta auditora que necesitaba un violín para su nieto y nosotros hicimos una pequeña campaña que llego a buen puerto, una auditora de Arauco llego y dono un violín.

¿Cómo funcionan sus programas en los que se les da espacio a los habitantes para participar?

Ideamos un sistema que se llama Reporteros barriales, son cerca de 30 vecinos de diferentes sectores de Talcahuano que fueron capacitados en realizar despachos, ellos entregan todos los días información, noticias eventos y novedades de cada uno de los 5 territorios de Talcahuano.

¿Cómo fue el proceso del levantamiento de Talcahuano luego del 27F?

Complicado, la mayoría no habíamos vivido un terremoto, menos un tsunami.

Ver un barco de enormes dimensiones al medio de la plaza, ver la ciudad

Destrozada llena de barro, escombros y ese olor a muerte  fue sobrecogedor.

La gente andaba como zombis, pero de apoco el ser humano saca fuerzas y comienza a caminar, lo primero era tener agua potable, se recurrió  a antiguas vertientes, y punteras en los patios de los vecinos, al poco tiempo el comercio se levantó en la plaza con carpas y todos a trabajar por levantar lo destruido, la radio por esos días mantuvo una señal On line y tratamos de responder los miles de comunicados que nos hicieron llegar  al email.

¿Cuál es la relación de la gente con el patrimonio de Talcahuano?

El terremoto devasto gran parte del patrimonio, y lo que quedo aún necesita trabajo, existen un par de agrupaciones que defienden el patrimonio chorrero aunque no logran potenciarse y mover el tema, es un tema débil y poco abordado.

¿De qué se habla hoy en Talcahuano?

Talcahuano no es ajeno a la problemática país, es decir delincuencia, corrupción y desconfianza en los políticos, sin embargo  es generalizado que Talcahuano esta mejor, las citarices del 27 F, son casi imperceptibles, las aéreas verdes, la costanera, y en comercio a un 100% abierto le dan a la ciudad un “maquillaje de actividad”, de ahí que se diga: “Está quedando Lindo Talcahuano”.

¿Qué espacio tiene la música chilena en la radio?

Nuestra apuesta musical es eclíptica tenemos muy buena onda con sellos chilenos como sello azul, ellos trabajan con artistas chilenos y nos aportan con la nueva savia de artistas locales, por otra parte,  por formación profesional y lazos de amistad estoy muy ligado a lo que se vivió en los 80  y 90, con  los Santos Dumond, Los tres, Emociones clandestinas, de misma forma los grandes como Violeta y Congreso  son parte fundamental en nuestra programación

Por último, ¿cuáles son los principales objetivos futuros de la radio?

La radio hoy no es solo un punto del dial, la radio se hace  a través de la web  un sitio On Line, el Facebook, el twitter, y nosotros igual estamos incursionado en los videos, es decir los programas salen al aire, pero igual se graban en Hd y se pueden ver en la página web.

Estamos en un trabajo más audio visual, eso igual ayuda a la hora de vender el producto.

La gente quiere oírse pero igual verse.

En el horizonte nos preocupa el cambio al formato Digital, los costos, es algo que se viene  y si no estamos preparados, podemos desaparecer tan rápido como desaparecieron los  casete.