Ramal de San Rosendo a Talcahuano: del valle al mar en tren

Este gran hito del transporte ferroviario inicia su historia en 1869, con la construcción del ramal Chillán-Talcahuano. En el año 1872, se compran 13 hectáreas por el Estado y se inicia la construcción del ramal entre San Rosendo y Angol, en el año 1890. San Rosendo se convirtió en un punto fundamental para la conexión de vías férreas hacia el sur de Chile, generándose un desarrollo en agricultura, viñedos y ganadería.

 

Ramal de San Rosendo a Talcahuano: del valle al mar en tren

La idea de construir ferrocarriles al sur de Santiago data desde 1852, en que el Gobierno comisiono al ingeniero Campbell para hacer estudios entre Concepción y Talcahuano; pero solo en 1855 se formo la sociedad denominada “Ferrocarril del Sur” con el objeto, como dice su constitución de construir y gozar de los productos de un ferrocarril desde Santiago hasta el río Maule, pasando por las poblaciones de Rancagua, Rengo, San Fernando, Curicó, Molina y Talca. 

La actividad ferroviaria, fue el principal motor de desarrollo económico, social y cultural de esta Comuna, dado que San Rosendo era un cruce estratégico entre el norte y el sur del país. En la década de 1870, el gobierno se ve obligado a completar la línea al Sur, ya que la Compañía del Ferrocarril del Sur no la terminaba por problemas monetarios. Se discuten en el Congreso las posibilidades de proyectar la línea desde Curicó a Chillán y desde la Frontera al sur de San Rosendo para llegar a Angol, Los Ángeles y el río Malleco. Los trabajos en esta línea fueron iniciados desde el sector portuario de Talcahuano en 1870 por el contratista Juan Slater. El tramo proyectado para la Región del Bío-Bío se configuraría mediante el ramal Concepción – San Rosendo.

El ferrocarril entre Chillan y Talcahuano que fue autorizado en 1862 y estudiado por el ingeniero Eugenio Poisson, fue contratado en 1869 por don Juan Slater por la suma alzada de tres millones novecientos veinte mil pesos ($ 3.920.000).

El domingo 2 de abril de 1872, se celebraba la inauguración de la construcción del tramo ferroviario que unía a Chillán con el Puerto de Talcahuano, pasando éste por terrenos del fundo de la familia Larenas – Ibieta, y a partir de ello, se empiezan a construir las primeras viviendas con una estructura urbana ordenada, dándole forma de Villa a lo que es hoy la comuna de San Rosendo.

A partir de 1874, cuando se inaugura oficialmente la línea Talcahuano – Chillán, las autoridades ferroviarias deciden otorgarle a San Rosendo la calidad de Estación. Este título es concedido por cuanto en ese punto se calcula que se cruzarían los trenes de pasajeros y carga saliendo tres o cuatro veces por semana, desde ambas ciudades. También un tren carguero circularía exclusivamente desde San Rosendo, llevando productos agrícolas y forestales hasta Concepción y Talcahuano.

La demanda que se genera con el nuevo servicio ferroviario entre Chillán y Concepción, y muy especialmente con otras ciudades del interior como Los Ángeles a través de líneas de diligencias, hizo que la superintendencia de ese ferrocarril dispusiera la circulación diaria de los trenes de pasajeros. No obstante esta medida, a fines de 1877 suceden dos grandes hechos que cambiarán la historia de esta Comuna: por una parte se ‘unen las 3 ciudades más importantes de Chile’ por el ferrocarril: Valparaíso, Santiago, Concepción y, a su vez, las líneas de los nuevos territorios de la frontera, que en esa época se conocían como “Ramal del Malleco”, se ponen al servicio con trenes hasta Angol y su correspondiente combinación desde Santa Fe hasta Los Ángeles.