Reblochon: un queso europeo que busca lugar en Chile

Se estima que actualmente un 70% de los quesos que se producen en Chile son del tipo Gouda, mientras que el 20% de Chanco.

Reblochon: un queso europeo que busca lugar en Chile

En nuestro país somos constantes consumidores de queso. Se estima que actualmente un 70% de los quesos que se producen en Chile son del tipo Gouda, mientras que el 20% de Chanco. Distinto es el caso de Europa, donde nos podemos encontrar con una gran variedad de quesos producidos artesanalmente, que sin embargo, se rigen bajo exigentes normas de la Unión Europea.

Este es el caso del Reblochon, un queso francés que debe su nombre a las características de la leche con la que se elabora deriva del termino saboyardo re-blocher y se refiere a la leche del segundo ordeño de las vacas. Según se cuenta, este queso empezó a elaborarse cuando los granjeros del macizo des Aravis, en el valle de Thônes y de Val d’Arly, tenían que pagar un impuesto sobre la leche que producían sus vacas, así que para reducir el pago que debían efectuar, ordeñaban a las vacas dos veces, la segunda era una vez que ya había pasado el administrador.

Su presentación es como la de otros quesos de similares características, como el Brie o el Camembert, en forma de rueda o cilindro plano. El Reblochon tiene un diámetro de 13-14 centímetros y un grosor de 3-3’5 centímetros. Se elaboran piezas con un peso aproximado de 450-550 gramos.

Su degustación a una temperatura recomendada en torno a los 16º C, es una exquisitez, es un queso suave, untuoso, fresco, con matices de nuez o avellana con cierta persistencia. Aunque se puede encontrar y consumir todo el año, la temporada ideal de consumo del Reblochon es de mayo a septiembre (primavera-verano), tras refinar de seis a ocho semanas. Hay dos tipos de Reblochon de Savoie que podemos encontrar, el Reblochon Fermier y el Reblochon Laitier.

A la hora de consumirlo, dado que los quesos se suelen conservar en el frigorífico, hay que sacarlo al menos dos horas antes de su degustación. Es un buen queso para tomar como postre, pero también para elaborar distintas recetas, un clásico de la gastronomía saboyana es la Tartiflette, un gratín de papas, cebolla, tocino y queso Reblochon.

Una gran experiencia resulta ser el maridar variedades exóticas de quesos con nuestros vinos chilenos. De esta manera, una buena alternativa es darle la oportunidad a este queso humilde y robusto que se elabora desde la Edad Media en Europa y que no puede acceder fácilmente a las mesas chilenas debido a que se elabora sin pasteurizar.

Este producto se puede encontrar en la tienda El Mundo del Queso, ubicada en Avenida Providencia 1421.