Recordando la hazaña del rescate de Los 33

Un operativo épico que quedó plasmado en la retina de todos los chilenos y que mañana estrena la película basada en el hecho.

Recordando la hazaña del rescate de Los 33

El reloj marcaba las 14:05 horas del 5 de agosto del 2010 y un derrumbe al interior de la Mina San José, a unos 30 kilómetros al noroeste de Copiapó, dejaba a 33 trabajadores del yacimiento atrapados en una galería ubicada a 720 metros de profundidad. La empresa dueña del pique, la Compañía San Esteban S.A. informaba horas más tarde a las autoridades sobre la tragedia. 

El primer equipo de rescate, perteneciente al Cuerpo de Bomberos de Copiapó y bajo la supervisión de la Minera Punta del Cobre, comenzó a trabajar ese mismo día en la noche. Sin embargo un derrumbe en una de las chimeneas de ventilación en la madrugada del viernes 6 frustraría ese intento. Un segundo rescate comenzó el sábado 7, pero un nuevo derrumbe terminaría descartando el ingreso de nuevos equipos al lugar. 

Un equipo del gobierno de Sebastián Piñera, liderado por el entonces ministro de Minería, Laurence Golborne, llegó a la zona del desastre y se instruyó comenzar a trabajar con maquinaria pesada para llegar a los mineros mientras el Presidente se comprometía a encontrarlos. 

Luego de 17 días de arduo trabajo y sortear varios obstáculos, como una roca de 100 metros, el domingo 22 de agosto todos los mineros fueron encontrados con vida, luego de que uno de los sondajes, el de la máquina Schramm T130 logró romper fondo en una galería de 623 metros bajo tierra.

Cuando la perforado salió, tenía una mensaje: “Estamos bien en el refugio los 33” –siguiendo un consejo de la minería donde tras un accidente es importante decir, cuantas personas hay, el lugar donde se encuentran y su estado de salud-. 

En los días sucesivos el estado de salud de “los 33” fue estabilizado y siguieron una rutina de alimentación y ejercicios supervisada por profesionales desde la superficie. Desde aquel 17 de agosto hasta el 13 de octubre, cuando comenzó el rescate, se les envió un teléfono, una cámara de video, alimentos, medicina y ropa para cautelar su bienestar. 

A las 0:10 del miércoles 13 de octubre, tras 68 días a 720 metros de profundidad, la capsula Fénix2 comenzó el rescate, primero con el descenso de efectivos de la armada para guiar a los mineros y luego con la salida uno a uno de los trabajadores. 

 “Los 33” salieron en el siguiente orden: Florencia Ávalos; Mario Sepúlveda; Juan Andrés Illanes; Carlos Mamani; Jimmy Sánchez; Osmán Araya; José Ojeda; Claudio Yáñez; Mario Gómez; Álex Vega; Jorge Galleguillos; Edison Peña; Carlos Barrios; Víctor Zamora; Víctor Segovia; Daniel Herrera; Omar Reygadas; Esteban Rojas; Pablo Rojas; Diego Segovia; Jhonny Barrios; Samuel Ávalos; Carlos Bugueño; José Henríquez; Claudio Acuña; Franklin Lobos; Richard Villarroel; Juan Carlos Aguilar; Raúl Bustos; Pedro Cortez; Ariel Ticona; y Luis Urzúa, quien era el jefe de turno y tuvo que organizar a sus compañeros para sobrevivir al encierro. 

Cifras de la hazaña

El rescate de los mineros costó 22 millones de dólares, 15 de ese total fueron aportados por Codelco. En el campamento Esperanza, que se formó en la superficie para albergar a los rescatistas, equipos de prensa, familiares de los trabajadores y autoridades llegó a albergar a unas 3 mil personas. El rescate de los mineros duró en promedio 40 minutos por cada uno, en total 22 horas y 26 minutos. El trabajador que estuvo más tiempo dentro de la mina fue Luis Urzúa (69 días, 6 horas y 51 minutos) y entró al libro de récord Guinness por este motivo.