Romualdito: el niño de los milagros

Varias son las historias sobre la animita de Romualdito en la calle San Francisco Borja. Algunos dicen que cumple deseos, y otros sólo piensan en que son meras supersticiones.

Romualdito: el niño de los milagros

En la calle San Francisco Borja está muy cercana al mall Parque Estación y, a pesar que las remodelaciones han acabado con las antiguas construcciones que daban a dicha calle, existe un pedazo de pared que aún se mantiene.

En los pies de aquella pared, descansan los restos de un niño que se llamaba Romualdito, que fue atropellado muy cerca y sus familiares instalaron una animita, justo en aquel lugar. Desde aquel día, la gente comenzó a pedirle favores y hacerle mandas, ya que dicen que el niño es milagroso. Si bien esa pared se debería haber botado hace tiempo, se ha mantenido hasta nuestros días.

Varias son las historias sobre la animita de Romualdito en la calle San Francisco Borja. Algunos dicen que cumple deseos, y otros sólo piensan en que son meras supersticiones.

Otras historias dicen que Romualdito fue asesinado en 1930, cuando tenía 11 años. La historia dice que el niño iba caminando por aquellas calles cuando un grupo de hombres lo tomaron, lo violaron y después lo mataron, justo a los pies de aquella pared.

Hoy en día existen muchos devotos de Romualdito, esto se puede apreciar en la gran cantidad de placas que dicen: “gracias por favor concedido”, son tantas que no se puede determinar cuántas son específicamente.

Día a día miles de personas van a la animita de Romualdito, piden deseos, hacen mandas y rezan por un futuro mejor. Un lugar misterioso, que aparte de mantener la fe de los creyentes de Romualdito, mantiene una parte de la historia de nuestra ciudad.