Rosa Cruchaga la destacada exponente de la poesía religiosa

Con su primer libro, "Descendimiento", ganó el Premio Alerce de la Sociedad de Escritores de Chile. 

Rosa Cruchaga la destacada exponente de la poesía religiosa

Rosa Cruchaga estudió Pedagogía a fines de los 70 en la Universidad Católica y hasta 1995 hizo catequesis en el colegio Manuel de Salas, autora de elogiados volúmenes como "Descendimiento" (1959), "Elegía jubilosa" (1977) y "Bajo la piel del aire" (1979), entre otros; y miembro de número de la Academia Chilena de la Lengua (la primera mujer en ejercer este cargo), falleció el pasado jueves 17 de marzo a los 85 años y -junto con ello- no sólo se apagó una voz clave del soneto chileno, sino que también una destacada exponente de una poesía religiosa. Pero como advierten los estudiosos de su trabajo, si bien se sintió atraída por el misterio, siguió fuertemente ligada al mundo terrenal.

Su actividad literaria comprende principalmente la publicación de libros de poemas y numerosos artículos de prensa. Poemas suyos han sido seleccionado e incluidos en antologías chilenas y extranjeras. Ha prologado numerosos libros de poemas, dirigido talleres literarios y participado en calidad de jurado en concursos literarios. Con motivo de su incorporación a la Academia, fue objeto de casi un centenar de entrevistas y comentarios sobre su obra y biografía. En todos ellos insistió en la necesidad de fomentar un humanismo femenino a nivel de educación media y superior.

Compañera de generación de Cecilia Casanova, junto a la que hizo frente a poetas del peso de Enrique Lihn y Jorge Teillier, en 1984 Cruchaga fue la primera mujer incorporada como miembro de número a la Academia Chilena de la Lengua y llegó para ocupar el sillón de Hernán Díaz Arrieta (Alone).

Según señala el diario El Mercurio, la propia Rosa Cruchaga contó en una entrevista en el año 2000, que su formación como poeta tuvo varios maestros que la aconsejaron, como su tío Juan Guzmán Cruchaga, Miguel Arteche y Pablo Neruda. "Yo no le perdono a Gabriela Mistral el que ella, como todos los escritores, estaba llena de métodos y recetas, y ninguna la pasó a alguna de las mujeres. Eso me da rabia. Todas tuvimos que partir de cero", contó. Y en el mismo diálogo confesó: "Yo tengo un vicio con el soneto. Es como meterme dentro de un corsé, porque tú sabes, como mi mamá me decía, mientras al cuerpo más se le da, más se toma".

Nacida en Santiago en 1931, "en un punto equidistante entre la Biblioteca Nacional, el templo San Francisco, las tiendas y el cerro", Cruchaga vivió en su adolescencia en Nueva York. Con su primer libro, "Descendimiento", ganó el Premio Alerce de la Sociedad de Escritores de Chile.

Fuente: El Mercurio.