Saga comunas de Chile: Calera de Tango

En tiempos prehispánicos a partir del año 1420, ocupan el denominado Valle de Tango grupos indígenas Incaicos, integrando este territorio a su administración. Su influencia tuvo especial importancia en lo que respecta a adelantos en materia agrícola (sistema de regadío formas de cultivos, etc.). Además de un sistema de autodefensa bastante avanzado constituido por una fortaleza de piedra ubicada en los cerros de Chena, denominada " Pucará".

Saga comunas de Chile: Calera de Tango

A partir del siglo XVI, bajo la Administración Española, el territorio comunal pertenece a la Gobernación de Santiago. Estos nuevos habitantes Ibéricos apuntan sus intereses hacia la obtención de riqueza fácil produciendo una intensa explotación minera, desestimando la actividad agrícola lo que produjo que los territorios ocupados hoy por la comuna no fueran muy apetecidos, no existiendo un gran desarrollo en la zona. Durante el siglo XVII, se asentaron en el valle varias congregaciones religiosas, entre las que destaca la de "Los Jesuitas" quienes adquirieron en 1685 la hacienda de la Calera de Tango a los padres Mercedarios. En ella se desarrolló la actividad agrícola y ganadera, impulsada por la iniciativa de construir obras de infraestructura y de diversificar la producción, consistente en chacarería, porotos, lentejas, papas, maíz, viñedos, etc.

Esta actividad se vio reforzada por los talleres artesanales que fabricaban herramientas agrícolas y de carpintería, constituyéndose en una actividad industrial pionera en el país.              

La instalación de estas comunidades religiosas reafirmó el carácter agrícola de la zona otorgado por los Incas en siglos anteriores, imprimiéndole así funciones que a futuro la caracterizarían. Un hecho importante de destacar es la actividad extractiva realizada por los Jesuitas en los cerros de Lonquén, relacionada con las minas de cal existente en éstos y que fue uno de los productos exportables de la zona hacia el sur del país (Fuerte de Valdivia), constituyéndose más tarde en uno de los elementos que le otorgarían el nombre de la comuna (Calera).

En el siglo XIX, los principales fundos de Calera de Tango se dedicaban a actividades agropecuarias relacionadas con lecherías y cultivos de trigo, cebada, chacarería, existiendo además una industria de pasto prensado. En cuanto a la población en este siglo, se tienen datos del Censo de 1885 en el que aparecen los primeros poblados Caleranos: La Calera clasificado como Villorrio con 679 habitantes y los Lugarejos Tango y Los Bajos con 391 y 640 habitantes respectivamente.  En el Censo de 1895 aparecen los mismos poblados con la misma clasificación del Censo anterior, que contaban con una población de 1.907 habitantes lo que refleja un aumento de poblado de un 11% con respecto al Censo anterior.

Administrativamente en el siglo XIX Calera de Tango era la séptima subdelegación del departamento de la Victoria perteneciente a la provincia de Santiago. Cabe consignar que por decreto fechado el 03 de Diciembre de 1934, se creó esta División Administrativa que distribuyó la Provincia de Santiago en 4 Departamentos, con sus Delegaciones y Distritos. El Departamento de La Victoria contaba con 16 Subdelegaciones y 58 Distritos, y una población de 30.110 habitantes.

A comienzos del siglo XX, la comuna estaba dividida en tres Distritos; Calera de Tango, San Agustín y Santa Inés. Durante este siglo las actividades más importantes, se mantuvieron apareciendo los primeros poblados. En lo referente a las propiedades rurales, estas se empezaron a subdividir con la abolición de los mayorazgos que puso fin al sistema de primogenitura.

Hasta la mitad del siglo XX, la principal actividad fue la lechera, seguida por la agrícola, en especial los huertos, frutales, criaderos de árboles, destacando en este rubro el fundo Santa Inés. En este último decenio ha predominado la actividad frutícola exportadora impulsada por las políticas de desarrollo aplicadas durante la década de los ‘80, lo que le ha restado importancia relativa a otras actividades agrícolas que aún se desarrollan en la zona.

Un decreto de importancia fue el que creó la Villa de Los Bajos de San Agustín, a la que se le otorgó el título por Decreto Supremo del Ministerio del Interior el 17 de Marzo de 1902.

En este sector existían dos fábricas importantes, la Fábrica Nacional de Pólvora, que empleaba entre 200 y 300 personas (donde se encuentra actualmente la Municipalidad) y la Fábrica Nacional de Leche conservada al natural. Este centro poblado ha sido el único que ha alcanzado una mayor jerarquía pues ya en 1939 es decretado como sector urbano con límites concretos. Estos son ampliados posteriormente en 1970 los cuales persistían hasta la formulación del plan.