Salsa de tomates casera, la mejor forma de alargar el verano

Es perfecta para tomar con pasta o albóndigas, pero también es muy útil para múltiples guisos, entre ellos los de legumbre, por ejemplo. Sólo tienen que añadir una cucharada de salsa y enriquecerán notablemente la receta.

Salsa de tomates casera, la mejor forma de alargar el verano

La salsa de tomates es muy útil para variadas recetas, pero de preferencia es utilizada para acompañar las pastas.

Esta salsa de tomate casera es perfecta para tomar con pasta o albóndigas, pero también es muy útil para múltiples guisos, entre ellos los de legumbre, por ejemplo. Sólo tienen que añadir una cucharada de salsa y enriquecerán notablemente la receta.

A continuación les dejamos la receta para preparar una salsa de tomates casera fácilmente, para que nunca les falte y siempre la tengan en el refrigerador para cualquier comida.

Ingredientes

2 kg de tomate maduro tipo pera

3 zanahorias

2 pimientos verdes

1 cebolla grande

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Azúcar

Preparación

Lavar y secar los tomates. En un sartén poner un poco de aceite de oliva a fuego medio. Echar la cebolla y los pimientos cortados en juliana, y las zanahorias en rodajas finas.

Añadir el tomate cortado y dejar a fuego lento, removiendo de vez en cuando, durante una hora.

Pasar la salsa por el pasapurés y volvemos a poner al fuego. La dejaremos durante otra hora más, teniendo cuidado de que no se pegue. Salar y echar una pizca de azúcar si nos resulta muy ácida.

Apagar el fuego, rellenar los botes con la salsa de tomate y dejar destapados hasta que se enfríen totalmente. Si queremos congelar los botes dejaremos un espacio de dos centímetros hasta el borde, ya que al congelarse el líquido aumentará su volumen y de este modo evitamos que el frasco reviente.