Salud: historia de un ministerio cuestionado

La salud pública en nuestro país no comienza a existir como tal hasta comienzos del siglo XX. Antes de eso funcionaba como un régimen individual y que para los más desposeídos, dependía de la caridad. Los católicos, como un deber moral, financiaban la construcción y mantención de hospitales. 

Salud: historia de un ministerio cuestionado

Las condiciones de salud del Chile de la colonia eran bastante críticas, por ello, el año 1552, se funda, por orden del Rey Carlos V de España, el primer hospital del país: el San Juan de Dios. Sin embargo, las condiciones de salubridad no cambian mucho en los siglos siguientes, siendo la salud más bien un problema de responsabilidad individual y de caridad cristiana, con algunos intentos de estructurar un sistema de salud pública. Ejemplo de ello son la creación de entidades como la Junta de Vacunas en 1808 y la Junta Directiva de Hospitales en 1832. Un ejemplo del esfuerzo privado por la salud, son las Sociedades de Socorros Mutuos (SSM), sistemas solidarios de ahorro privado, creadas hacia 1850, y destinados a otorgar principalmente prestaciones de salud y previsión a sus afiliados. 

El año 1842 se crea la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, fecha que se considera el inicio del desarrollo propiamente tal de la medicina en Chile. En 1887 se crea la Junta Nacional de Salubridad, responsable de asesorar al gobierno en materias de salubridad y organizar nacionalmente los desarrollos locales.

La beneficencia pública comienza a ser tema de interés del Estado, y ya a comienzos del siglo XX (1907), se crea una sección de administración sanitaria dependiente del Ministerio del Interior, y con la responsabilidad de la higiene y la beneficencia pública. Casi dos décadas después, se crea, el año 1924, el “Ministerio de Higiene, Asistencia y Previsión Social” orientado a consolidar el carácter estatal de la salud pública en el país, y que cambiaría su nombre por el de Ministerio de Salubridad Pública (1932). A partir de ahí, comenzaron a aprobarse importantes iniciativas para la seguridad social como la Ley Nº 4.054 que establece el Seguro Obrero Obligatorio; se dicta la Ley de Medicina Preventiva el año 1938 considerada pionera a nivel internacional; en 1942 nace Servicio Médico Nacional de Empleados (SERMENA); el año 1948 se constituye el Colegio Médico de Chile; en 1952 se crea el Servicio Nacional de Salud; y el año 1958, las Mutuales de Seguridad, entre otros.

En 1953, Ministerio de Salubridad Pública cambia nuevamente de nombre, pasando a ser el Ministerio de Salud Pública y Previsión Social. Volvería a cambiar de nombre el año 1959 dividiéndose en dos ministerios: el Ministerio de Salud Pública (Decreto con Fuerza de Ley N°25) y -como organismo independiente- el Ministerio del Trabajo y Previsión Social.

De ahí en adelante, la Secretaría de Estado, responsable de la salud de los chilenos, ha vivido distintas reformas: En 1975 durante el gobierno militar a través del Decreto N°913 del 28 de febrero, se profundiza el estudio de las bases orgánicas para constituir el Sistema Nacional de Servicios de Salud, lo que permite su reestructuración el año 1979 y establece la creación del ISP, Fonasa y la Central de Abastecimiento. Luego, a partir de 1990 se realiza un intenso programa de reconstrucción de la infraestructura del sistema público de Salud impulsando una profunda Reforma del Sector, reformulando los conceptos de Autoridad Sanitaria, de sistemas de fiscalizaciones, de los sistemas de interrelación entre las redes hospitalarias públicas y privadas, las combinaciones entre los distintos niveles de complejidad de atención, entre otros.

Pese a estos esfuerzos, la ciudadanía siente que la salud es una de las materias cuya gestión y calidad, aún sigue siendo una materia pendiente del Estado. Deuda que se explicaría, pese a los esfuerzos, por la escaza inversión en salud. 

Mientras en septiembre de 2013 el Ministerio de Salud había ejecutado el 50,4% de los recursos destinados a inversión, a la misma fecha de 2015 sólo ha ejecutado el 21,7%.

De los $277.502 millones para inversiones disponibles para 2014 (programa de Inversiones de la Subsecretaría de Redes Asistenciales), la información entregada por el Ministerio señala que se ejecutaron a diciembre $263.243 millones, es decir, el 95%.

Lo que llama la atención es que al mes de noviembre de 2014, el Ministerio presentó una ejecución de $124.316 millones, es decir, apenas el 44,8% del presupuesto global. Es decir más de la mitad del presupuesto se ejecutó en un mes y muy probablemente los recursos se transfirieron a otros fines.

De hecho, revisando los decretos de modificaciones de presupuesto, en el mes de noviembre se traspasaron al menos $30.851 millones desde inversiones (sub 31) a los servicios de salud, que destinaron estos recursos a temas tan diversos como la compra de equipamientos, vehículos o mobiliarios (ver decretos acá).

Este hecho se repite este año: de los $528.347 millones disponibles para iniciativas de inversión, a septiembre sólo se habían ejecutado $ 114.602 millones, esto es, el 21,7% del presupuesto total en los 9 meses de los que se dispone información.

A nivel de Servicios de Salud, los menores niveles de ejecución los tiene los Servicios de Arica con una ejecución 1,1%, Atacama con 2,7%, Biobío con 3,2%, Iquique y Metropolitano Sur con 5,1% y Metropolitano Oriente con 6,5%.

Fuentes:

- http://www.minsal.gob.cl/portal/url/page/minsalcl/g_conozcanos/g_mision_vision/hist_actualidad_mision_vision.html
- http://www.dipres.gob.cl
- http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-707.html#presentacion