San Vicente de Tagua Tagua y su protagonismo en el folclore chileno

San Vicente de Tagua Tagua tiene un domicilio reconocido de poetas y cantores, además en nuestra actualidad podemos detectar una cantidad y diversidad apreciable de expresiones musicales, fundamentalmente en géneros como la cueca y la tonada, mediante la existencia de cultores de esos géneros musicales y artífices o maestros artesanos:

San Vicente de Tagua Tagua y su protagonismo en el folclore chileno

Fue fundada gracias a la donación de terrenos que hiciera Carmen Gallegos del Campo como regalo de bodas para su marido. Doña Carmen  trazó, en un plano de su puño y letra, la plaza y sus calles aledañas, disponiendo también el terreno para levantar la parroquia. Así nace San Vicente de Tagua Tagua, ubicada al centro del valle del Cachapoal, en la Región del Libertador General Bernardo O'Higgins,  a orillas del Estero Zamorano, afluente del río Cachapoal, 

En la comuna de San Vicente de Tagua Tagua, es posible hallar varios testimonios de su protagonismo a lo largo de la historia, mediante la concreción de eventos muy relevantes para la música tradicional chilena.

En el ámbito de la de la mitología popular, destaca hasta nuestros días el legendario contrapunto sostenido entre el mulato Taguada y Javier de la Rosa, controversia que es situada por el profesor Dannemann alrededor de 1790 en la villa de Curicó, así como lo indica el historiador Eugenio Pereira Salas en su libro Los orígenes del arte musical en Chile de 1941, aunque éste, en un trabajo posterior, lo sitúa en Copequén, Provincia de Cachapoal. Al contrario, y a pesar de su condición de copequenino, Joel Moraga, en su libro autobiográfico, localiza el famoso duelo poético en San Vicente de Tagua Tagua en 1830.

San Vicente de Tagua Tagua tiene un domicilio reconocido de poetas y cantores, además en nuestra actualidad podemos detectar una cantidad y diversidad apreciable de expresiones musicales, fundamentalmente en géneros como la cueca y la tonada, mediante la existencia de cultores de esos géneros musicales y artífices o maestros artesanos: instrumentistas, cantoras, cantores y artesanos constructores de instrumentos o luthiers, los que, con su testimonio de vida y quehacer cultural, conforman uno de los tantos valores patrimoniales vivos de la comuna.

Desde el punto de vista de su patrimonio natural, la comuna se caracterizó por la existencia de una laguna ubicada aproximadamente a diez kilómetros al sur poniente de la ciudad de San Vicente de Tagua Tagua. Esta laguna ha sido señalada por los expertos como uno de los tres lugares de América en que se han encontrado restos arqueológicos humanos y animales que permiten estudiar y explicar la historia del poblamiento de América.

La laguna abarcó un área aproximada de tres mil hectáreas y asumió gran importancia en las postrimerías del periodo Pre-indio cuando grandes cambios climáticos redujeron la vida a micro ambientes (Periodo Arcaico). Esta fuente de agua poseía una abundante y diversa vegetación, diversidad de peces, aves y otros animales ya desaparecidos, lo que fue aprovechado por el hombre para desarrollar procesos de captura de animales, caza menor, pesca y recolección de semillas, raíces y frutos silvestres. Los Incas marcaron su presencia entre 1470-1527 en el Cerro La Muralla, sector de La Laguna – Santa Inés; en este último sector, se encuentran fortalezas construidas con rocas de los cerros del lugar que se denominan Pucarás, teniendo un excelente punto de observación que hasta hoy se puede visitar.

Finalmente y como otra de las tradiciones de la comuna, podemos encontrar cada año el rodeo de la ciudad. Desde el Siglo XVII se celebraba para el 7 de octubre, día de San Marcos, costumbre compartida con otros países de América.

En el Rodeo se aprovecha para otras manifestaciones artísticas como las Cantoras de Rodeo. En este caso representadas por Otilia González de Putú, Constitución e Isabel Fuentes fundadora de “Las Morenitas” de San Vicente de Tagua Tagua.