Santos Chávez, de cuidador de cabras al Museo de Arte de Nueva York

Acuarelista y grabador destacado, nació el 7 de febrero en Canihual, Provincia de Arauco, en 1934, y falleció en Reñaca, Viña del Mar el 2 de enero del 2001. 

Santos Chávez, de cuidador de cabras al Museo de Arte de Nueva York

José Santos Chávez Alister Nació en Canihual, una aldea mapuche de Tirúa, en 1934. Su abuela mapuche se casó con un náufrago escocés de apellido Mac Alister, quedando en el tiempo solo en Alister. Su madre, Flora Alister Carinao era una destacada ceramista de la zona quien se casó con José Santos Chávez, uno de los pocos habitantes del lugar que sabía leer y escribir, habilidad que le permitió emplearse como escribiente de la comisaría de carabineros.

Junto a sus seis hermanos, queda huérfano de padre desde muy niño, razón por la que tiene que trabajar como pastor de cabras para ayudar en el sustento de su numerosa familia. Es “ese mundo de la infancia, solitario y a cielo abierto por la Cordillera de Nahuelbuta, de luna y estrellas, pájaros, cabras y caballos, sol, aromas y sueños, el que aparece en toda su obra” (puntofinal). Cuando el clima impedía el pastoreo, José Santos aprovechaba de ir a la escuela de Canihual donde aprendió a leer y escribir.

“Soñaba con ser astrónomo. Los adultos mapuches hablaban del misterio de los astros y les atribuían poderes increíbles. Con el anhelo de manejar telescopios y desentrañar los misterios del sol, de la luna, de Marte o de Saturno se fue a vivir a Concepción a casa de unos parientes. Sus posibilidades de estudiar algo no daban sino para ingresar a una escuela nocturna de bellas artes. Quiso ser pianista pero se dio cuenta a poco andar que no tenía dedos para eso. Solo adquirió una gran fascinación por la música de los barrocos alemanes, ingleses e italianos -Telemán, Glük, Vivaldi- que siempre fueron la música de fondo de los trabajos en su taller. A cambio de sus desventajas como pianista sus maestros descubrieron que poseía gran talento de artista plástico. Aprendió la técnica del grabado y obtuvo reconocimientos unánimes” (puntofinal).

Con 14 años emigra a Concepción, ciudad en la que realiza diferentes labores como vendedor y jardinero. Gracias a su habilidad con la pintura, es becado el año 1958 para estudiar arte en la Sociedad de Bellas Artes. Aprende a dibujar con Tole Peralta y algo de grabado con Julio Escamez. En 1960 se traslada a Santiago donde ingresa al Taller 99, donde se convierte realmente en grabador, bajo el espíritu y amistad de Nemesio Antúnez.

Ya consolidado como grabadista –usa la técnica de la xilografía-, este artista de Arauco viajó y trabajó en algunos de los más importantes centros de grabado del mundo y hoy sus obras están en los Museos más importantes, como el de Arte Moderno de Nueva York, de Río de Janeiro, de Arte Contemporáneo de Chile, de Brooklyn, de Ciudad de México, Metropolitano de Nueva York, Estatal de Nicaragua, Estatal de Berlín, Museo Galería de Leipzig, Universidades de Syracuse en Nueva York, Stanford en California y Concepción, Colegio de Augeburg en Minneapolis., Instituto Smithsonian en Washington, Centro de Relaciones Interamericanas de New York y Casa de Las Américas en Cuba, por ejemplo.

Fuentes:
• http://www.portaldearte.cl/autores/chavez_santos.htm
• http://www.puntofinal.cl/010119/artes.html
• http://www.santoschavezgrabador.cl/index.php
• https://letrasdearauco.wordpress.com/2011/10/16/hijo-de-arauco-y-maestro-del-grabado-santos-chavez-alister/