¿Se atrevería a cruzar la Cordillera de los Andes en un planeador?

Si usted ha viajado a Argentina a través de un avión comercial, se habrá percatado que por seguridad no debe desabrochar sus cinturones durante todo el cruce de cordillera, lo que da a entender cómo los vientos pueden llegar a complicar un vuelo. Si le parece arriesgado, le contamos que hubo alguien que cruzó la cordillera volando, y sin motor alguno.

¿Se atrevería a cruzar la Cordillera de los Andes en un planeador?

Se trata del Comandante de Escuadrilla Reserva Alejo Williamson Dávila, legendario piloto que realizara la proeza de cruzar la Cordillera de los Andes por su parte más alta en un planeador Blanik L13, el 12 de diciembre de 1964, misma fecha en la que se conmemora el Día de la Aeronáutica Nacional.

Este osado piloto que perteneció a la reserva aérea de la Fuerza Aérea de Chile, nació en Santiago el 17 de junio de 1925. Para concretar dicha hazaña utilizó un planeador Blanik L13, Matrícula CC – K7W, con el cual despegó desde el aeródromo Lo Castillo, comuna de Vitacura, para luego de cinco horas y 52 minutos de vuelo, arribar al aeropuerto de El Plumerillo, en Mendoza, constituyéndose en una hazaña aeronáutica de nivel mundial.

Asimismo, en 1968 fue galardonado por la Federación Aeronáutica Internacional con la medalla Otto Lilienthal, premio que se entrega anualmente al piloto que haya hecho un aporte significativo a la aviación sin motor, distinción que recibió en Helsinki, Finlandia, en 1969.
Lamentablemente, Alejo Williamson falleció en junio de 2014, dejando su legado en la aviación nacional por siempre.

Fuente:
La Segunda Online - http://www.lasegunda.com/