Siguiente paso: materializar la protección de los océanos

Hoy es común escuchar la alerta de las comunidades Rapa Nui sobre los enormes buques factoría que se instalan en pleno parque marino y que extraen todos los recursos marinos hasta el punto de erosionar los fondos del mar.

 

Siguiente paso: materializar la protección de los océanos

En las últimas cuatro décadas la población de especies marinas se redujo en 49%. Y el porcentaje de especies críticas para la seguridad alimentaria sufrió un colapso aún mayor. Entre 1970 y 2012, los escómbridos – como el atún, la caballa y el bonito- sufrieron un colapso aún más dramático: sus poblaciones se redujeron en un 74% asi lo informa el informe del Fondo Mundial para la Naturaleza publicado en Septiembre de 2015.

Por esta situación, la preservación y el uso sostenible de los océanos ha sido el foco de atención de la Segunda Conferencia Internacional Our Ocean, que ha reunido a líderes políticos, activistas, científicos y empresarios de todo el mundo. En la reunión realizada en Valparaíso se avanzó en la concreción de medidas para preservar los ecosistemas marinos del progresivo y acelerado deterioro al que están sometidos. 

Entre ellas, se anunció la creación del Parque Nazca-Desventuradas, con los que Chile alcanza los 460 mil kilómetros cuadrados de océanos protegidos. Además, se oficializó la creación del Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos en el Archipiélago de Juan Fernández, más otros cinco parques marinos en el lugar.

Vle la pena señalar, que con lo anunciado en este encuentro, Chile incrementa sustantivamente la protección de su territorio marítimo en las islas oceánicas, el que ahora triplica los 150 mil kilómetros cuadrados que había hasta hace poco.

Además de esto, se anunció la creación de un área marina protegida de 720 mil kilómetros cuadrados en la zona económica exclusiva de Isla de Pascua, la cual deberá ser sometida a consulta ciudadana. Al ser creada, nuestro país contará con una de las superficies marinas protegidas más extensas del mundo.

Lamentablemente, este encuentro no abordó una materia muy alarmante: la falta de fiscalización que asegure que la extracción pesquera sea razonable. 

Hoy es común escuchar la alerta de las comunidades Rapa Nui sobre los enormes buques factoría que se instalan en pleno parque marino y que extraen todos los recursos marinos hasta el punto de erosionar los fondos del mar. Incluso alguno opinan que en cosa de años el famoso atún de Isla de Pascua será solo un recuerdo.

Así la cosa, esperamos que esta conferencia anime al Gobierno de Chile a ser proactivo en el resguardo de los parques marinos y en el cuidado del mar y sus recursos, destinando esfuerzos a la fiscalización de las grandes áreas marinas protegidas.