Sorprendentes relatos de héroes de la patria

Según Rafael Sagredo en su artículo “Nacer para morir o vivir para padecer. Las enfermedades y sus patologías”, el padre de la patria sufría de “neurosis de abandono”, provocada por su condición de hijo ilegítimo. Esta situación le habría provocado ataques de angustia y desesperación, gatillando falta carácter y debilidad.

Sorprendentes relatos de héroes de la patria

La historia de Chile no solo permite aprender un poco más de nuestras raíces e identidad, sino que también conocer un poco más, a través de documentación histórica, sobre sorprendentes relatos de algunos héroes de la patria.

Según un artículo publicado por el diario Las Ultimas Noticias, Jacinto Chacón fue uno de los pioneros del espiritismo en Chile. Él fue tío materno de Arturo Prat, quien se hizo devoto a esta creencia tras la muerte de su hija Carmela. Según Manuel Vicuña en su libro “Voces de Ultratumba, historia del Espiritismo en Chile”, Prat realizaba angustiados esfuerzos por comunicarse con su hija fallecida, esfuerzos que continuaría realizando su esposa Carmela Carvajal, tras la muerte del prócer en Iquique.

Otro sorprendente relato histórico nos conduce a Bernardo O´Higgins. Según Rafael Sagredo en su artículo “Nacer para morir o vivir para padecer. Las enfermedades y sus patologías”, el padre de la patria sufría de “neurosis de abandono”, provocada por su condición de hijo ilegítimo. Esta situación le habría provocado ataques de angustia y desesperación, gatillando falta carácter y debilidad.

Así, esta contradicción entre el O´Higgins padre de la patria versus el O´Higgins hijo ilegítimo, le habría provocado un derrame cerebral, dolores de cabeza y molestias a la vista que le dificultaban su diario vivir.

Finalmente llegamos a Diego Portales, padre de la institucionalidad chilena. Según revela Guillermo Feliú, en el epistolario íntimo de Portales, éste era un aficionado a las chinganas, a las mujeres y la guitarra.

Investigaciones históricas revelan que habiéndosele ofrecido la Presidencia de la República, no quiso sacrificar aquellos gustos por llegar a La Moneda.

Según textos de Benjamín Vicuña Mackenna, Diego Portales mantenía a un sirviente con retardo mental, solo por ser un artista del zapateo. Agrega que para amenizar las fiestas que organizaba, trasladaba a la banda militar del puerto, para luego salir al patio y disparar una bengala, señal para las mujeres de la zona, que significaba que había fiesta en la casa del ministro.

Fuente: Las últimas Noticias