Talcamávida, el villorio que detuvo el avance Inca

Fue además una localidad que formó parte de la Ruta del Oro colonial entre Concepción y Yumbel, ya que en la cercana localidad de Quilacoya había un lavadero de oro perteneciente a Pedro de Valdivia.

Talcamávida, el villorio que detuvo el avance Inca

Durante la segunda invasión Incaica a Chile y bajo el liderato de Huayna Capac, Talcamavida fue el último destino que pisaron los pueblos originarios del Alto Perú. La victoria de los mapuches fue el gran impedimento para que las fuerzas del Inca traspasaran las frontera del Bio Bio.

Talcamavida tuvo su origen como zona de descanso entre los pueblos originarios de Chile y sus orígenes como ciudad se remontan en la colonia, cuando se construye un fuerte español en el año 1626, con el propósito de defender el paso del río frente al Fuerte de Santa Juana de Guadalcazar en Santa Juana. 

Fue además una localidad que formó parte de la Ruta del Oro colonial entre Concepción y Yumbel, ya que en la cercana localidad de Quilacoya había un lavadero de oro perteneciente a Pedro de Valdivia.

En 1772 fue fundada por el entonces Gobernador de Chile Manuel de Amat y Juniet bajo el nombre de San Rafael de Talcamávida, medida aprobada por real orden el 24 de octubre de 1757, la que cuenta con una identidad histórica propia y distinta a la de Hualqui, (comuna fundada en la misma época). 
En el año 1873 se inaugura el servicio de trenes San Rosendo - Talcahuano, haciendo de Talcamávida un paso obligado.