Tangata Manu, Aringa ora o Koro y Tapati: Ritos y ceremonias de Rapa Nui

La cultura de Rapa Nui, aún conserva muchas de sus formas originales, que se expresan a través de la cocina, deportes, bailes, música, ceremonias, artesanías y sobre todo a través del lenguaje.

Tangata Manu, Aringa ora o Koro y Tapati: Ritos y ceremonias de Rapa Nui

Desde sus orígenes hasta nuestros días, Isla de Pascua se ha caracterizado por sus ritos, ceremonias y costumbre que hacen sacar a flote la cultura de sus antepasados.

Esta “cultura viva”, que se transmite de generación en generación, es recreada constantemente por la comunidad Rapa Nui en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad, y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana de una manera sustentable.

A continuación, repasamos algunas de sus principales ceremonias y ritos, los cuales han mantenido vivos durante toda su historia:

Ceremonia del Hombre Pájaro: Durante casi 200 años, representantes de distintos linajes competían en O'rongo por conseguir el primer huevo de la gaviota, que estaba en el islote Motu Nui. Quien lograba tomar el preciado huevo y llevarlo intacto al otro extremo era nombrado Tangata Manu (Hombre Pájaro). Durante un año, el Tangata Manu y toda su tribu tenían privilegios económicos, políticos y religiosos.

Aringa ora o Koro: Se realiza con motivo del solsticio de invierno y significa el rostro vivo del patriarca. En esta ceremonia, se festeja el ciclo anual de la vida, relacionado con la fertilidad y productividad. También simboliza una nueva temporada de siembra tanto de los recursos terrestres como marinos. Además, se rinde homenaje a los patriarcas de las familias, junto a parientes de la comunidad. La celebración consiste en hacer un gran curanto pascuense o Umu Ta'o, compuesto de pollo, pescado, langosta, plátanos y camotes.

Tapati: Es quizás en la actualidad la fiesta más importante como muestra cultural de Rapa Nui, porque se mantienen las costumbres ancestrales a través de canciones, bailes y otras antiguas tradiciones. Se realiza por dos semanas en febrero y participan todas las familias agrupadas en clanes con sus respectivas candidatas a reina. Cada grupo de familias debe realizar una serie de pruebas para sumar puntos a su candidata, que es coronada la primera luna llena del mes. Entre la gran cantidad de pruebas que se realizan está el Riu (relatos de historias épicas y leyendas), el Haka Pei (jóvenes descienden sobre troncos de plátanos a gran velocidad por una colina) y la Takona (competencia de pintura corporal), entre otras.

Ciclo de la vida: Por ejemplo, a los ocho años se realizaba el tatuaje de las piernas. En la pubertad, se hacían importantes ceremonias de iniciación a la vida adulta. Los adolescentes, que se alejaban de sus familias por meses, eran llevados a la isla Motu Nui, donde les pintaban el cuerpo de rojo y blanco. En ese lugar, aprendían oficios, técnicas de guerra, conocimientos religiosos y juegos, entre otras cosas. Cuando un pariente importante de la familia moría, cubrían su cuerpo con una tela vegetal y se mantenía al aire libre junto a un ahu (altar ceremonial), por dos años. Luego, se sacaban los huesos y se dejaban en una cámara construida en el altar ceremonial. Sus familiares recordaban al difunto con una ceremonia llamada Paina, que se realizaba frente al ahu. En ella se instalaba una gran figura, que estaba hecha de palos y telas vegetales, y provista de una cabeza.

La cultura de Rapa Nui, aún conserva muchas de sus formas originales, que se expresan a través de la cocina, deportes, bailes, música, ceremonias, artesanías y sobre todo a través del lenguaje. Sus habitantes están orgullosos de sus orígenes y de presentarlos a los innumerables turistas que visitan cada año este maravilloso lugar.