Til Til: la tierra que cobijó la muerte de Manuel Rodríguez

Su figura se convirtió en un mito que inspiró, entre otros a Pablo Neruda quien le dedicaría los siguientes versos: "En Til Til lo mataron los asesinos, su espalda está sangrando sobre el camino".

Til Til: la tierra que cobijó la muerte de Manuel Rodríguez

Vicuña Mackenna, en sus textos, señala que Til Til es una de las aldeas más antiguas de Chile. Destaca el hecho de que no ha desaparecido como otros lugares de tierras mineras en nuestro país.

El hecho histórico más relevante para esta localidad es ser la tierra que cobijó la muerte de Manuel Rodríguez, quien fuera asesinado el 26 de mayo de 1818, y por la cual es reconocida en todo el territorio nacional.

Rodríguez fue un abogado de profesión, diputado, secretario de guerra, capitán de Ejército y Director Supremo. Aun así, ninguno de estos cargos oficiales le dio tanta fama como su trabajo en la clandestinidad durante el periodo de la Reconquista. En múltiples ocasiones cruzó la Cordillera de los Andes trayendo y llevando mensajes secretos de José de San Martín y preparando el terreno en Santiago para la ofensiva del Ejército Libertador. Su biografía está llena de acciones en las que aparece burlando a sus perseguidores una y otra vez, disfrazado de fraile o de huaso, o desnudo en la noche huyendo entre decenas de soldados y cruzando a nado el río Mataquito.

Su trabajo para la causa patriótica comenzó mucho antes de la Reconquista, luchando en las campañas del sur en 1813, exhortando al ejército y aplicando toda su locuacidad y persuasión en la prédica de los ideales independentistas entre las clases populares.

Con Bernardo O'Higgins, su vínculo fue complejo. Manuel Rodríguez era para él un personaje incómodo y detestado, pero a la vez, necesario para la causa patriótica.

Así, Rodríguez murió asesinado en Til-Til, cuando sólo contaba con treinta y tres años. Su figura se convirtió en un mito que inspiró, entre otros a Pablo Neruda quien le dedicaría los siguientes versos: "En Tiltil lo mataron los asesinos, su espalda está sangrando sobre el camino".

Til – Til: tierra minera

Til Til se caracteriza por sus minas. En 1877 existían 51 yacimientos, 11 lavaderos y 6 trapiches. En esos tiempos, la producción anual de todas las minas de oro del mundo era de 100.000 marcos en cuya producción Chile ocupaba el tercer lugar, con 11.000 marcos anuales. Según la medida que compraba la casa de moneda en Santiago entre 1879 y 1881, Til Til obtuvo el tercer lugar de producción con 24 kilos con 0,55 gramos de extracción de oro.

El boom de la minería en esta localidad fue en 1955. En aquel entonces, llegaron personas de todas partes, principalmente del norte de Chile, debido al cierre de las salitreras. Según pirquineros de esos tiempos La Rabayana, La María, Mata Macho, La Marquesa, Puntilla de Cobre, entre otras, fueron de altísima ley. Una de las pocas plantas concentradoras que sigue funcionando es La Marquesita Abandonada (parte de la Marquesa que trabaja desde el año 1922).

En 1960 se abrió una sucursal de la Caja de Crédito Minero en Ventana lo que limitó el poder comprador y la minería en Til Til decayó, la mayoría de la gente se fue a Santiago. Los pequeños mineros se tuvieron que dedicar a actividades relacionadas con la ganadería y la agricultura.

Son muy pocas las minas que siguen en funcionamiento y en la actualidad, el Liceo Polivalente C-82 de Til Til tiene un laboratorio minero que entrega antecedentes gráficos de la realidad minera de la comuna.

Entre los lugares de interés de esta histórica localidad se encuentran el Monumento a Manuel Rodríguez, la Media Luna de Til Til, el Estadio Municipal, la Capilla de la Merced, el Cementerio de Til Til, el Edificio Consistorial (edificio municipal), Avenida María de la Paz, la Plaza Consistorial y la Biblioteca Pública Municipal de Til Til N°398.

De esta manera, Tl Til guarda una valioso patrimonio minero, que logrado conservar hasta nuestros días. Al mismo tiempo, su historia cobija la muerte de Manuel Rodríguez, aquella figura romántica y popular, inspiración que ha servido a destacados artistas chilenos como poetas y compositores.