Toltén, la ciudad que se repuso de las tragedias

Los terremotos de Concepción y Valdivia en 1960 destruyeron prácticamente por completo a la localidad que fue fundada en 1866, en sus inicios fue habitada principalmente por militares, quienes se trasladaron al norte cuando comenzó la Guerra del Pacífico.

Toltén, la ciudad que se repuso de las tragedias

Casi 400 años después de la ocupación de la Araucanía que lideró el Gobernador Alonso García Ramón, específicamente en 1866, Cornelio Saavedra fundó la ciudad de Toltén, la que se caracterizó principalmente por su gran dinamismo y crecimiento en sus primeros años de vida, generado, en parte, por la gran cantidad de efectivos del ejército que habitaban la ciudad. 

En su mejores años, la ciudad de abastecía, principalmente gracias a los barcos que llegaban con diversos productos para mantener al contingente militar, hasta que, debido a la Guerra del Pacífico y la Guerra Civil de 1891, éste se trasladó hacia el norte del país, provocando una fuerte disminución en la cantidad de habitantes de Toltén y también un freno en el crecimiento económico.

En paralelo con el desarrollo económico de la ciudad, llegó el Ferrocarril, aunque de forma indirecta, ya que la proyección de la línea se realizó por la ribera derecha del Río Toltén, ya que la lógica era favorecen la exportación de los productos agrícolas a través de los puertos de Valparaíso y Talcahuano, por lo que los habitantes debían cruzar en balsa cause para utilizar el servicio. 

Otra característica de la ciudad eran las inundaciones que sufría Toltén Viejo durante los inviernos previos al maremoto de 1960, donde sus habitantes, que en su mayoría se dedicaban a la pesca artesanal, usaban sus botes para desplazarse por las calle, por esto, fue llamada por algunos como la “Venecia Chilena”. 

El año 1960 está marcado en el calendario de Toltén, ese año Chile sufrió dos grandes terremotos, el 20 de Mayo en Concepción a las 6:02 de la madrugada, y al día siguiente ocurrió el llamado “Gran Terremoto”, cuyo epicentro se ubicó en Valdivia y alcanzó una magnitud de 9,6 grados en la escala de Richter. 

El movimiento generó un tsunami que arrasó con gran parte de la costa sur de Chile y prácticamente borró del mapa a Toltén. La destrucción fue tal que no fue posible reconstruir la ciudad, y se trasladó unos ocho kilómetros tierra adentro, donde hoy se ubica actualmente.