Un clásico chilote: los palafitos

Son viviendas elevadas sobre pilares o estacas y construidas en madera a la orilla del mar, de los lagos y o de las lagunas. La palabra deriva del italiano “palafitta”. Fueron adoptadas en el siglo XIX en Ancud, Quemchi, Castro, Chonchi y otros puertos, para aprovechar de mejor manera el terreno de la isla durante la fuerte expansión comercial, siendo usados como residencias hospederías y almacenes edificados.

Un clásico chilote: los palafitos

Los primeros palafitos fueron residencias, hospederías y almacenes edificados en la costa, para la entrega de servicios durante el auge maderero, a fines del siglo XIX en los puertos de Chiloé. En 1940, ya existían barrios palafitos en toda la isla, debido a la migración del hombre desde el campo a la ciudad, producida por una plaga que afectó la producción de la papa (principal alimento local). La historia narra que campesinos agricultores se "tomaron" los terrenos a orillas del mar, que no eran propiedad exclusiva de alguna persona o institución. Aquí podían pescar o mariscar cuando bajaba la marea y, al mismo tiempo, tener un pedacito de tierra donde cultivar. Así, nace entre otros, el barrio de palafitos “Gamboa”, uno de los pocos sobrevivientes del terremoto y maremoto de los años 60. 

En la actualidad, estas edificaciones sólo se pueden ver en Castro (capital de la Provincia de Chiloé). Están hechas con luma y tejuelas de alerce, sus paredes están pintadas de colores muy vivos y se han convertido en un atractivo regional permanente para turistas nacionales e internacionales que las visitan durante todo el año. Para los isleños, estas viviendas son un refugio seguro, sin humedad e ideales por su cercanía al mar. Además, constan de dos frentes, uno que da hacia la calle, a la que se comunican a través de un puente, y otro hacia el mar, que tiene una terraza superior y un nivel inferior usado para los trabajos de pesca y que es además donde se amarran los botes de los pescadores.

Además, este estilo de construcción es distintivo de la Región de los Lagos, ya que quiebra el volumen de los edificios con balcones que se distinguen en casi todo el país. Los palafitos son la manifestación más austral de la arquitectura conocida como “bordemar”.

Teniendo en cuenta la necesidad de preservar el patrimonio cultural, turístico y representar parte de la cultura e idiosincrasia nacional, es que durante el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, se envió a tramitación legislativa, el Proyecto de Ley que regulariza la situación de los palafitos en la Provincia de Chiloé. Este proyecto ingresó en octubre de 2013 y aún se encuentra en su primer trámite constitucional sin urgencias. 

Con esta iniciativa se pretende dar solución a la situación de incertidumbre con la que viven más de 100 familias, tanto en los sectores de Pedro Montt 1 y 2, Pedro Aguirre Cerda y el sector de Gamboa. 

De este modo se regulariza la ocupación de los palafitos de la Provincia de Chiloé mediante el otorgamiento de concesiones marítimas que van a permitir que sus titulares puedan usar el espacio concesionado por un período de veinte años. Para esto, se establece un beneficio, que servirá de incentivo, que consiste en la exención del pago de rentas y tarifas por el uso retroactivo del espacio (pago que, de acuerdo al régimen general, debe efectuar todo concesionario que ocupó los sectores con anterioridad a la concesión, por todo el tiempo de esa ocupación ilegal). 

Junto con ello, con este proyecto se reconoce el valor patrimonial y cultural de estos sitios que son parte de la identidad propia del chilote y de la isla en su conjunto. 

Fuentes:
http://www.palafito1326.cl/entorno/historia-de-los-palafitos.htm
https://www.camara.cl/pley/pley_detalle.aspx?prmID=9538&prmBoletin=9124-14