Un clásico de clásicos: arrollado de huaso

Este tradicional plato de la cocina chilena, consiste en carne cocida y aderezada que se acomoda en un rollo amarrado con cordel.

Un clásico de clásicos: arrollado de huaso

Este clásico plato chileno tiene su origen en la época de la Colonia, cuando la alta sociedad decidió adoptarla como especialidad culinaria. Al modificar algunos ingredientes, se impusieron los propios de Chile, pero la base de esta preparación surge de la tradición europea, particularmente de la cocina española.

A continuación le dejamos esta receta de Arrollado de huaso de revista Corral Victoria.

Ingredientes:

- 2 kilos de lomo vetado de cerdo 
- 2 cucharadas de ají merquén
- cuero de cerdo de 10 a 15 cm-
- 2 cucharadas de ají en salsa ( si no le gusta tan picante puede poner una cucharada)
- 2 cucharaditas de orégano
- 2 cucharaditas de ají de color
- sal a gusto
- 2 o 3 dientes de ajo molido
- 1 cucharadita de pimienta molida
- 1/3 de cucharadita de comino molido

Preparación:

Esto se prepara un día en la mañana para que el arrollado quede perfecto.

Se deja el lomo en reposo en agua durante dos horas- Luego cortar la carne en tiritas, mojar las tiritas en el aliño hecho con agua y todos los aliños, menos la salsa de ají. Dejar reposar hasta más tarde.

Se extiende el cuero y se ponen las tiritas de pulpa a lo largo. Ir apretando a medida que se va enrollando. Cuando esté bien firme, se amarra con un hilo de pita. El hilo se extiende por todo el cuero que debe quedar en forma cilíndrica.

Una vez amarrado por todos lados, en las esquinas también, se pone el arrollado en una bolsa plástica sin aire y muy bien cerrada se pone a hervir en una olla grande a fuego medio durante dos horas., hasta que el cuerito esté blando.Retire del fuego y deje que se enfríe lentamente con la olla tapada, una vez fría saque la bolsa del agua y póngala en el refrigerador.

Cuando la gelatina se haya solidificado, abra la bolsa y retire el arrollado, elimine la gelatina con las manos, cubrir con la salsa de ají.

Acompañar de una crujiente marraqueta, mantequilla y un buen vaso de vino tinto Corral Victoria