Un Halcón Guerrero en el Biobío

Los habitantes de la comuna de Mulchén se dedican principalmente a la actividad forestal, siguiendo la agricultura, ganadería y la industria.

 

Un Halcón Guerrero en el Biobío

Mulchén o “Halcón Guerrero” en mapudungun, tiene como fecha de fundación el día en que se realizó la toma de posesión de los terrenos cedidos por los caciques Huentruman y Ninpay el 28 de diciembre de 1861, al comienzo de la administración de José Joaquín Pérez.

En aquel entonces, el Teniente Coronel Cornelio Saavedra, intendente de la Provincia de Arauco llegó a la zona donde explicó las ventajas de la fortificación para el resguardo de las vidas y bienes de los habitantes de los llanos, tanto chilenos como moluches, agradeciendo a los últimos la cesión del terreno donde comenzó la construcción del Fuerte. 

A pocos años de la fundación del Fuerte, toma proporciones de pueblo y el 13 de octubre de1875 se le da categoría de Departamento. El 30 de noviembre del mismo año se le otorga el título de ciudad.

Los habitantes de esta comuna se dedican principalmente a la actividad forestal, siguiendo la agricultura, ganadería y la industria.

Mulchén cuenta con un rico patrimonio arquitectónico entre los que destaca la Torre Iglesia Misión Franciscana y la Hostería Colonial, no obstante la característica que lo distingue son sus ríos, que ofrecen al visitante un lugar ideal para disfrutar de unas vacaciones placenteras en pleno contacto con la naturaleza.

A 5 kilómetros al sur de Mulchén está ubicado el Salto Rehúen, un lugar muy pintoresco en donde una hermosa caída de agua de 70 metros baja desde un estero alimentado por canales de regadío. Es un corte vertical del terreno que forma una hendidura a tajo abierto en la tierra. Su acceso es un camino de ripio, pero transitable.

A pocos minutos de la ciudad, se encuentra ubicado el Saltillo de Manquecuel el cual está emplazado al interior del fundo que lleva el mismo nombre. Sus cristalinas aguas y su rica vegetación autóctona hacen de este lugar una parada obligada para los visitantes.
De esta manera, Mulchén es una buena alternativa para disfrutar de la naturaleza y, por supuesto, de su patrimonio histórico y cultural.