Valle de Leyda, la denominación de origen de Maipo

En él se producen los mejores blancos del país. También los Pinot Noir, que han posicionado a Chile ante los ojos de los críticos mundiales. 

Valle de Leyda, la denominación de origen de Maipo

En él se producen los mejores blancos del país. También los Pinot Noir, que han posicionado a Chile ante los ojos de los críticos mundiales.

Valle de Leyda es una denominación de origen chilena para vinos procedentes de la zona vitícola del mismo nombre que se ajusten a los requisitos establecidos por el Decreto de Agricultura de 14 de diciembre de 1994, que establece la zonificación vitícola del país y fija las normas para su utilización como denominaciones de origen.

Este valle se encuadra dentro de la subregión del Valle de San Antonio y comprende las comunas de San Antonio y Santo Domingo de la provincia de San Antonio, distinguiéndose dentro de ella el área de San Juan, correspondiente a la comuna de San Antonio.

Esta zona produce sobre todos vinos blancos de Chardonnay y Sauvignon Blanc, pero también se encuentran plantaciones de Syrah.

La época de crecimiento sin heladas en el valle se complementa muy bien con las condiciones climáticas frías con temperaturas máximas de 24-25ºC y una variación diaria de temperatura de 12- 13ºC durante el verano.

El período de maduración de las uvas ocurre a paso más lento, logrando un desarrollo correcto de aromas y sabores frutosos, junto a un adecuado balance de los niveles de azúcar y acidez de las uvas, lo que hace que los vinos del valle destaquen por su elegancia, concentración y mineralidad, dándoles un carácter único.

El suelo del valle es granítico, con suaves lomajes y pendientes de hasta 30º de inclinación. Cuarteles únicos con distintas orientaciones que permiten lograr variaciones en la maduración y composición de las uvas. Mediante cosechas parcializadas los vinos logran características únicas de cada cuartel.

Valle de Leyda nos muestra una vez más las condiciones de nuestro país para producir vino, encanto para todos los gustos que se ha transformado, sin duda, en el sello de nuestro país.