Valoremos Chile y partamos por la gastronomía

Muchas son las diferencias con nuestros vecinos geográficos, pero sin lugar a dudas, una que diferencia que sobresale es la cocina y los sabores que modelan nuestra cultura. Los olores de nuestras mesas y los colores de nuestros platos están constantemente en nuestra memoria.

Valoremos Chile y partamos por la gastronomía

A través de este artículo de opinión, los invitamos a tomar conciencia de nuestra riqueza gastronómica y valorar los productos de nuestra mesa que acompañan tantos momentos alegres que vienen a la memoria junto a los sabores de siempre.

Muchas son las diferencias con nuestros vecinos geográficos, pero sin lugar a dudas, una que diferencia que sobresale es la cocina y los sabores que modelan nuestra cultura. Los olores de nuestras mesas y los colores de nuestros platos están constantemente en nuestra memoria.

Nuestra identidad pertenece, en parte, a lo que producimos y comemos, se vincula a nuestros sabores y a los ritos de preparación de nuestros platos.

Imposible es borrar de nuestra memoria, el asado que preparamos para unos amigos, con chancho en piedra o los porotos granados que prepara nuestra mamá en los veranos. Ejemplos como ese, demuestran que la cocina chilena es una fusión de lo que preparaban nuestros antepasados con la influencia de lo moderno.

Dana nuestra geografía, la gastronomía chilena se puede dividir en cocina nortina, central y sureña. Cada cual con sus toques de antepasados o recetas que se mantienen hasta nuestros días.

Como revista Corral Victoria los invitamos a tomar conciencia de la riqueza gastronómica de Chile, aquellos productos que nos acompañan en momentos tristes y felices o en ocasiones que se recordarán para toda la vida.

Tenemos como país muchas cosas buenas. Si de gastronomía se trata, imposible nos pensar en nuestras frutas y verduras, nuestros pescados y mariscos, corderos, cerdos, vacunos y, por supuestos, nuestros condimentos que los harán irresistibles.