Valparaíso, la capital cultural de Chile

Su historia le ha valido el título de Capital Cultural de Chile, un verdadero regalo para el mundo global moderno, que busca lugares con cultura y tradición.

Valparaíso, la capital cultural de Chile

Valparaíso junto a su historia, arquitectura y diversidad cultural fueron declarados por la Unesco como “Patrimonio de la Humanidad” en julio de 2003.

En la actualidad es la capital legislativa de Chile, además de ser sede de cuatro universidades tradicionales. En el sentido turístico, es considerada “La Joya del Pacífico” por el encanto natural y la historia que la rodea. Ha si durante años  inspiración de renombrados artistas plásticos, escritores y poetas.

La fecha exacta de su fundación siempre ha sido un verdadero enigma. La mayoría de los historiadores sostiene que fue en la década de 1530, cuando Juan de Saavedra llegó a la bahía de Quintil. En ese momento comienza a emerger esta ciudad. 

El nombre original del territorio era Valle del Paraíso, debido a la admiración que provocaban los encantos naturales de la región a los visitantes que provenían de otras latitudes. 

Ya en el siglo XIX, Valparaíso comenzó a tener mayor protagonismo y notoriedad pública por ser un importante enclave dentro de las rutas que comunicaban Europa con la costa del Pacífico a través del Cabo de Hornos, gracias a su puerto de gran calado.

Inmigrantes ingleses, alemanes, franceses, yugoslavos, además de los españoles, comenzaron a llegar a las costas de esta pequeña y gran ciudad. Estos visitantes fueron los que le dieron la particularidad a la urbe que conforma Valparaíso. Se produjo un crecimiento con características particulares en las viviendas erigidas sobre los cerros y en los medios de transporte para comunicar los distintos puntos de la ciudad. Pasajes, escaleras y ascensores fueron creados para transitar por Valparaíso.

La ciudad tuvo su momento de prosperidad hasta principios del siglo XX, cuando fue azotada por un terremoto que la destruyó casi por completo. Con la apertura del canal de Panamá, el tráfico marítimo comenzó a interrumpirse y empezó el decaimiento de la ciudad.

Las hermosas construcciones de antaño construidas con lujo, muchas traídas por piezas a Valparaíso comienzan a deteriorarse, por no tener como repararlas después de cada desastre, la ciudad comienza a decaer y la falta de recursos no permite que surja.

Más tarde y gracias a ser reconocida mundialmente por su riqueza patrimonial, Valparaíso ha logrado salir adelante recuperando su esplendor y bagaje cultural. Esto le ha valido el título de Capital Cultural de Chile, un verdadero regalo para el mundo global moderno, que busca lugares con cultura e historia.

Lugares como el Mirador Portales, Mirador Esperanza, Mirador O'Higgins, Mirador Marina Mercante, Paseo 21 de Mayo, Paseo Yugoslavo, Paseo Gervasoni, Paseo Atkinson y Paseo Dimalow, son ideales a la hora de ver de manera panorámica la ciudad puerto. Durante las fiestas de año nuevo, muchos de estos paseos mirador son repletados por turistas a altas horas de la mañana, todo por tener una visión más privilegiada del espectáculo pirotécnico; así como también existen recorridos entre los cerros más antiguos de la ciudad (Cerros Alegre y Concepción), en la cual, además de contemplar la arquitectura inglesa colonial de sus casas y sus iglesias de principios del siglo XIX, los turista se puede adentrar en museos contemporáneos, jardines y pequeñas plazoletas, miradores escondidos entre casas y balcones y una singular magia que ronda entre los vecindarios y los cerros. 

Valparaíso invita a conocer sus encantos, donde se respiran sus historias plagadas de colores e inmersas en un patrimonio arquitectónico y cultural únicos, que si bien en un momento fueron abandonados, hoy vive su resplandor y plenitud, un paraíso que no se puede dejar de conocer.