Vichuquén zona típica de artesanía única

Otro atractivo de la zona es la diversa artesanía que ofrece, desde greda blanca, los diversos tallados en madera y el tejido en coirón o telar. La autóctona destreza del tallado en madera cultivada por la gente de Vichuquén es una buena muestra de la artesanía del pueblo chileno, única en el mundo.

Vichuquén zona típica de artesanía única

Ubicada a 110 kilómetros de Curicó se encuentra Vichuquén, localidad fundada por los incas mucho antes de la llegada de los españoles. Su nombre proviene de las palabras quechuas “huinchai” y “kenko” que significa “ascender tortuoso”, nombre dado por los Incas cuando se establecieron en el siglo XV.

Al ser fundado Santiago, Pedro de Valdivia empezó a repartir tierras a sus acompañantes y el 17 de Noviembre de 1552 concede la encomienda de Vichuquén a su servidor, Juan Cuevas Bustillos y Terán, quien era casado con Catalina Jiménez de Mendoza. Esta encomienda pasó a Luis de Cuevas y Mendoza.

Vichuquén estaba constituida por 147 indios, de los cuales 47 eran trabajadores que cultivaban trigo, maíz, cebada, lino y cáñamo y se dedicaban además al ganado vacuno, ovejuno y caballar. También hilaban lana y lino, fabricaban jarcias, sogas, lonas, sayas, enjalmes y paños. Se dedicaban a la pesca, la vitivinicultura y la recolección de leña.

El 18 de febrero de 1585 se produce su fundación oficial. En la actualidad, una de sus construcciones más importantes de aquella época es la parroquia de Vichuquén, cuya fecha de construcción no es exacta.

Los lugareños tienen la tradición oral que incluye leyendas de brujos, nacidos a partir de la antigua creencia de que alrededor del lago se daban cita brujos y brujas, reuniones conocidas como “Aquelarre” por los inmigrantes españoles.

Además de ello, ofrece variados lugares para los amantes de la naturaleza como la Reserva Nacional de Laguna Torca, que está poblada por cisnes de cuello negro y una variedad de aves acuáticas o distintas lagunas rodeadas de campos agrícolas.

Las construcciones que encontramos en esta localidad, se caracterizan por ser de adobe. Su arquitectura de tipo colonial fue declarada Monumento Nacional en categoría de Zona Típica el 13 de septiembre de 1990.

Otra localidad muy particular es la zona de Lipimávida. Ahí se encuentra una gran playa en la que existen hermosos tejidos a telar y deliciosas conservas en papaya. A sólo 20 minutos se encuentra la Caleta de Llico, centro de pesca artesanal en una de las mejores playas de la zona, reconocida también por su excelente condición para la práctica de las deportes a vela.

En las cercanías al Lago Vichuquén se puede encontrar la famosa Piedra del Sol, que fue tallada por los Incas durante su paso por esta localidad.

Otro atractivo de la zona es la diversa artesanía que ofrece, desde greda blanca, los diversos tallados en madera y el tejido en coirón o telar. La autóctona destreza del tallado en madera cultivada por la gente de Vichuquén es una buena muestra de la artesanía del pueblo chileno, única en el mundo.