Vino chileno conquista la mesa japonesa

La incursión del vino chileno en la comida japonesa ha ido en aumento. Sin  ir más lejos, el país asiático se encuentra junto a Estados Unidos, Reino Unido, China, Brasil y Holanda, dentro del selecto grupo de países a los cuales Chile exporta más de 100 millones de dólares anuales de vino embotellado.

Vino chileno conquista la mesa japonesa

A la hora de hablar de comida japonesa, específicamente del sushi, se instala la difícil tarea del maridaje perfecto al gusto occidental. Las diferentes propuestas en cuanto a vino se refiere, apuntan a vinos monovarietales, que por sus notas ejercen excelentes maridajes con esta tradicional comida.

La incursión del vino chileno en la comida japonesa ha ido en aumento. Sin  ir más lejos, el país asiático se encuentra junto a Estados Unidos, Reino Unido, China, Brasil y Holanda, dentro del selecto grupo de países a los cuales Chile exporta más de 100 millones de dólares anuales de vino embotellado.

Los vinos blancos con el sushi resultan ser un maridaje especialmente pensado para una cena especial, donde la exquisitez y refinamiento de la cocina oriental encuentra un referente en equilibrio e integración de notas, de acorde a los gustos occidentales.

Para el Sushi, la sugerencia es monovarietales como Sauvignon Blanc o Chardonnay. Si bien carecen de taninos o su aporte en muy bajo en el caso de vinos los vinos blancos pasados por barrica, sí tienden a ser secos. Pero en general, son vinos que se comportan con una marcada acidez y transmiten de forma franca su carácter.

La variedad Sauvignon destaca por su acidez y notas herbáceas que maridan a la perfección con las notas amargas, especiadas y acidas que puede ofrecer el sushi.

Si bien este plato a primera vista parece muy simple e incluso insípido, en realidad es muy sofisticado, ya que reúne sabores sencillos y suaves como el del arroz, el pescado crudo, las algas y hasta el de frutas, con la profundidad e impacto nasal del wasabi y lo agrio de la soya. Es por ello que los vinos blancos antes mencionados ayudarán a averiguar y a experimentar, para encontrar así la fórmula perfecta para cada paladar.