Vinum Chile

"Queremos ser la mejor vitrina del vino Chileno"

Vinum Chile

Felipe Lagos, Patricio Miguez y Matías Quiroga trabajaron arduamente durante aproximadamente dos años hasta tomar la decisión de emprender en torno al vino chileno. De esta decisión surge Vinum Chile, un bar de vinos que se encuentra en el terminal internacional del aeropuerto de Santiago, lugar por el que cada día transitan miles de turistas.
 
El emprendimiento, que fue financiado con capitales propios, cuenta con una carta de vinos que contiene un máximo de 30 etiquetas, con el afán de conocer a fondo cada uno y poder compartirlos con quienes los visitan.
 
Las cifras de este bar de vinos desde su apertura son más que llamativas. Han tenido hasta la fecha más de 6 mil visitantes, entre los cuales un 80% corresponde a turistas extranjeros, mientras que el 20% restante a chilenos.
 
Felipe Lagos, uno de los socios fundadores, le contó a Revista Corral Victoria un poco más sobre este desafío llamado Vinum Chile, además, se refiere al impacto del vino chileno entre los turistas, habla sobre la importancia de la denominación de origen y, por supuesto, de los principales objetivos en el corto plazo de Vinum Chile.
 
¿Cómo surge la idea de Vinum Chile Wine Experience?

Surge para mostrar la identidad de Chile, de país de vinos de nuevo mundo. Queríamos mejorar la oferta de servicios del aeropuerto, bajo un producto de primera calidad. Teniendo eso en mente, llegamos a la conclusión inmediata de que el servicio debía ser el primer y único bar de vinos chilenos del Aeropuerto Arturo Merino Benítez.
 
¿Por qué creyeron en el proyecto?

Dos razones muy potentes: La calidad y rica diversidad del vino chileno. Lo anterior, sumado al patente interés extranjero por todo lo que está ocurriendo en Chile con la producción de vinos, nos confirmó que estábamos en buen camino con nuestra propuesta de negocios.
 
¿Qué ofrece Vinum a quienes los visitan? ¿En qué se diferencia de otras tiendas que ofrecen vinos?

Vinum es una experiencia. Somos un bar de copas, conversamos de vino, viajes, turismo y cocina con nuestros pasajeros, y ya tenemos clientes frecuentes.
 
Nuestro equipo de sommelier (en su mayoría de ellos trilingües), centra su servicio en la historia y razón de ser, de cada uno de los 30 vinos presentes en carta. Nos tomamos el tiempo, explicamos cada copa y generamos un recuerdo positivo, respecto del vino chileno. Si el cliente quiere, también puede comprar el vino por botellas.
 
¿De qué forma se diferencian al ser un bar Premium?

Por 4 aspectos centrales: El diseño del espacio, nuestro equipo, los vinos seleccionados y la rotación de la carta. Creemos que en lugar de encerrarse en un salón VIP, la posibilidad de degustar vinos gran reserva e íconos de Chile, explicados por un equipo capacitado, es una experiencia de mayor lujo, sin duda alguna.
 
Nuestra carta rota cada 3 meses para sorprender y deleitar a todo pasajeros, incluso los que viajan semana a semana.
 
Toda la materialidad de nuestro espacio apunta a generar un ambiente cálido y transparente. Aquí se disfruta del vino, sin necesidad de ocultarse.
 
Desde su experiencia ¿cuál es el impacto que tiene el vino chileno en los turistas?

El vino chileno es la llave al interés de los turistas por nuestra gastronomía y tradiciones. Es el embajador de Chile por excelencia. Además, es muy buena excusa, para complementar la experiencia de los turistas que visitan la gran naturaleza de nuestro país.
 
El vino, hoy más que nunca, reúne y destaca el valor de cada parte de nuestro país, y demuestra que la chilenidad contiene riqueza y variedad.
 
En ese proceso, ha logrado rescatar parte de la historia y cultura, al tiempo que ha logrado unir a comunidades entorno a esta noble actividad agrícola.
 
¿Qué es lo que más buscan o les llama la atención?

Buscan vinos con identidad y directos, que les hablen de una historia. Les llama la atención justamente eso, que Chile siendo un país joven, tenga una historia tan variada y relacionada al vino. Hay personas que prueban una cepa por primera vez en Chile, un ejemplo de eso es el Carménère o el Carignan.
 
¿Cuál es su opinión de la denominación de origen en los vinos? ¿Lo consideran importante?

Importante pregunta que divide a los productores según su volumen. Las marcas han realizado un excelente trabajo dando a conocer el vino chileno al resto del mundo, y saquémonos el sombrero por eso. Por su parte, la denominación de origen conversa más con el interés actual de los críticos y consumidores de vino, en cuanto a la búsqueda de una tipicidad y terroir específico de cada zona, de vinos que expresen a flor de piel,  su lugar de origen. Sin duda es importante, pero queda un gran camino por recorrer hasta que sea un gatillador de compra.
 
Por último, ¿cuáles son sus objetivos en el largo plazo?

Lograr que Vinum sea un circuito de locales, reconocidos local e internacionalmente como la mejor vitrina del vino chileno. Seguir encantando con la gran variedad y calidad del vino chileno y nuestra capacidad de construir un servicio de primer nivel, alrededor de cada copa.